No es el azúcar, son las calorías factor de sobrepeso

Pin It

Recientes investigaciones revelan que no es el azúcar, sino la cantidad de calorías que se consumen, lo que provoca sobrepeso, independientemente de si éstas provienen de determinadas bebidas o alimentos.

Según los científicos Vivian Choo y John Sievenpiper, de la Universidad de Toronto, las bebidas azucaradas como parte de los productos que contienen azúcar, con frecuencia se relacionan con el riesgo de padecer sobrepeso.

Sin embargo, agregan, existen pocas investigaciones que han tomado en cuenta las calorías presentes en otras fuentes de azúcar, como pasteles, galletas y dulces, entre otros.

“Los análisis más recientes demuestran que un alto consumo de alimentos como harinas refinadas, carnes procesadas, dulces, papas fritas, aunado a la falta de actividad física, juegan un papel tanto o más importante que los azúcares en el desarrollo de la obesidad”, explican.

Para comprender mejor el impacto del azúcar sobre el peso corporal, los expertos revisaron la evidencia que actualmente se utiliza como base para los programas de salud pública en Canadá.

Al cabo de un tiempo, encontraron que muchos de los estudios realizados en el pasado no consideraban el consumo de energía (calorías) en su totalidad, sino únicamente la ingesta de bebidas azucaradas.

En estos casos, dichos productos efectivamente aparecían como los grandes causantes de las altos índices de sobrepeso entre la población, resaltan Vivian Choo y John Sievenpiper.

Sin embargo, aquellas investigaciones que se basaban en modelos de ajuste energético, es decir, que contemplaban el consumo calórico en general, demostraban que era justamente un exceso en la ingesta de calorías lo que daba origen a la obesidad.

Ello, independientemente de que éstas provinieran de bebidas azucaradas o alimentos con alto contenido de calorías, señalan los científicos de la Universidad de Toronto.

De acuerdo con los investigadores, está comprobado incluso que no existe diferencia entre consumir azúcares en forma de líquidos o de alimentos sólidos por lo que toca al sobrepeso; en ambos casos el efecto es el mismo.

Un hecho es innegable: la dieta en occidente es desbalanceada. Este tipo de alimentación, y más cuando el consumo es excesivo, es un boleto directo al sobrepeso, sobre todo cuando se conjuga con la falta de ejercicio.

En este sentido, culpar a un producto determinado como el único causante de la obesidad es un grave error. Según advierten los autores, aun cuando se restringa la ingesta de bebidas azucaradas, si la persona continúa consumiendo alimentos hipercalóricos, irremediablemente ganará peso.

Notimex

Pin It