Diabetes y obesidad precursores de la enfermedad renal crónica

En México se implementó una estrategia nacional con la intención de controlar enfermedades crónicas como el sobrepeso, diabetes u obesidad; sin embargo, aún no existe una iniciativa que permita dar cobertura médica a las más de 9 millones y medio de personas con insuficiencia renal, comentó Adriana Castro Careaga, presidenta fundadora de la asociación ALE, durante la conmemoración del Día Mundial del Riñón.

Además es de vital importancia hacer entender a los niños que la falta de actividad y una mala alimentación le hacen daño al niño y los problemas de obesidad  y diabetes pueden complicarse y desencadenar la falla renal, agregó Mercedes Juan López, secretaria de Salud del Gobierno Federal, en el mismo evento.

En el país, la diabetes y la obesidad han causado un mayor número de personas con enfermedad renal, por lo que no es suficiente la cantidad de órganos donados para satisfacer la demanda de pacientes que requieren un trasplante.

Por su parte, la presidenta de la fundación “Solo por Ayudar”, Dolores Ayala Nieto, comentó sobre los problemas y dificultades que sufre un paciente mientras se encuentra en la lista indefinida por la espera de un riñón, situación que podría evitarse si se aumentará la donación de órganos de personas con muerte cerebral, los cuales pueden salvar vidas, en lugar de incinerarlos.

Salvador Aburto Morales, director del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), explicó que a través de un diagnóstico situacional, se detectó que la única posibilidad de atender las demandas nacionales es unir esfuerzos a través de las instituciones, de los organismos existentes en nuestro país, como las coordinaciones estatales e institucionales, la unificación con las organizaciones civiles para mantener este sistema nacional de trasplantes.

Independientemente que el sistema de salud está fragmentado en distintas instituciones, deben unirse para fomentar la cultura de donación, fortalecer el subsistema de donación y transportes, finalizó Aburto Morales.

Ruslán Aranda Hernández