Una madre pensó que la sed excesiva de su bebé era normal, pero era un síntoma de diabetes tipo 1

Pin It

Cuando Maddox Moore comenzó a beber demasiada agua en el verano, su mamá pensó que era por las altas temperaturas en Sacramento, California. No tenía idea de que era una señal de algo más

Durante el verano, el hijo de 16 meses de Courtney Moore, Maddox, comenzó a agarrar su botella de agua y a beber grandes tragos. No se sorprendió: las temperaturas en Sacramento, California, habían superado los 100 grados Fahrenheit.

Cuando su bebé comenzó a empapar los pañales durante la noche, ella se comunicó con su pediatra y se enteró de que Maddox tenía un diagnóstico inesperado: diabetes tipo 1 y cetoacidosis diabética.

“El médico dijo por teléfono: ‘Su nivel de glucosa en la sangre es 684”, dijo a TODAY Parents la madre de 31 años que trabaja en relaciones públicas. “El médico dijo: ‘Bueno, debería tener como 150’. Y yo estaba como, ‘¡Oh, sí, eso es alto!”

Los padres llevaron rápidamente a Maddox al hospital donde recibió tratamiento. Courtney quiere compartir su historia para alentar a los padres a buscar ayuda si algo parece estar mal con sus hijos.

“Confía en tu instinto”, dijo. “Si sientes que algo anda mal, habla con un pediatra. Habla con su médico y simplemente descártalo… Si no hubiera sido nada, me habría dado tranquilidad”.

Tan pronto como Maddox empezó a moverse, parecía dirigirse hacia la botella de agua de Moore. Realmente no notó ningún problema con eso, pero parecía que estaba bebiendo mucho más de lo normal. Inicialmente lo atribuyó a la ola de calor. Cuando comenzó a empapar sus pañales, ella se preguntó si algo había cambiado.

“Publiqué pidiendo consejos y un grupo de mamás recomendaron que duplicáramos los pañales”, dijo Moore. “Literalmente probamos todo, todas las marcas que se nos ocurrieron, y nada funcionó. Se despertaba empapado en su orina. Estaba por toda su cuna. Fue horrible”.

También notó que tan pronto como Maddox se despertaba, tomaba agua. Moore buscó en línea soluciones para los pañales empapados de Maddox y un resultado apareció con su búsqueda: diabetes tipo 1, un trastorno autoinmune en el que el páncreas no puede producir insulina.

“Estoy como, ‘No sé, eso parece un poco extremo”, recordó haber pensado. “Le envié un mensaje a su pediatra y le dije: ‘Esto es lo que está pasando con Maddox, estoy un poco preocupada”.

Después de otra noche en la que Maddox empapó su pañal, decidió llamar y habló con un pediatra, quien le recomendó un análisis de sangre.

“Una hora después del análisis de sangre, recibimos un par de llamadas de emergencia del hospital que decían: ‘Tienes que llevar a Maddox a la sala de emergencias”, dijo.

Maddox estaba experimentando cetoacidosis diabética, una complicación potencialmente mortal de la diabetes no tratada o mal regulada.

“Sus niveles de glucosa en la sangre pueden continuar aumentando y las personas pueden tener confusión. Pueden desmayarse. Las personas a su alrededor notarían que estaban muy enfermos. Desarrollarían dolor abdominal, náuseas, vómitos”, dijo a TODAY Parents el doctor Gregory Deines, jefe de la sección de diabetes y endocrinología de Spectrum Health en Grand Rapids, Michigan, quien no trató a Maddox.

“El peor de los casos es que las personas pueden desarrollar coma y dejar de responder. Si eso sucede, es extremadamente peligroso y pueden morir”, agregó.

Moore dijo que los médicos le dieron líquidos a Maddox para rehidratarlo. Aunque las personas con diabetes no tratada beben más agua, también orinan más.

“Pensé que era interesante porque sabes que ha estado bebiendo agua; tiene muchos líquidos”, dijo. “Pero su cuerpo no lo estaba tratando de la manera correcta”.

Entonces los médicos le dieron insulina.

“Su nivel de azúcar en la sangre era tan alto que podría ser perjudicial para él”, explicó. “Lo primero que querían hacer era sacarlo de esa zona de peligro, la cetoacidosis diabética”.

Las personas con diabetes tipo 1 necesitan insulina durante toda su vida. Moore se preocupó al principio por lo que eso significaría para su hijo pequeño.

“Nunca piensas que va a ser tu hijo”, dijo. “Empecé a pensar en él teniendo que lidiar con esto en la escuela primaria y que posiblemente se burlaran de él”.

Pero pronto, Courtney se sintió diferente.

“Yo estaba como, ‘Está bien, necesito concentrarme solo un día a la vez. En este momento, tengo un niño de 16 meses que comienza a sentirse mejor”, dijo. “Él no va a conocer nada diferente”.

Síntomas de la diabetes tipo 1

Sentir sed es un signo común de diabetes. Pero a menudo se pasa por alto.

“La gente puede atribuir los síntomas a otras cosas”, dijo Deines. “(Pensarán) ‘Hace más calor, así que estoy bebiendo más líquidos porque tengo sed’. Y luego pensarán: ‘Bueno, tengo que orinar con más frecuencia... porque estoy bebiendo toda esta agua”.

Otros síntomas de la diabetes tipo 1 incluyen:

  • Pérdida de energía
  • Pérdida de peso inexplicable y rápida sin intentarlo
  • Sentirse mal

“Pueden aparecer muy rápido”, dijo Deines.

Moore dijo, en retrospectiva, que notó que Maddox perdió peso, pero pensó que era porque era muy activo.

“Tenía otros pequeños síntomas, pero nada que realmente provocara alguna preocupación”, dijo. “Es un niño pequeño en crecimiento… (pensé) ‘Está adelgazando un poco porque ahora camina y corre”.

Creando conciencia sobre la diabetes en los niños

Desde que regresó del hospital, Maddox ha estado feliz, riendo y sonriendo. Moore dijo que sentía que era importante animar a otras personas a seguir sus instintos cuando se trata de la salud de sus hijos.

“Simplemente me preocupan otros padres con hijos que tienen exactamente estos mismos síntomas y que piensan lo mismo que yo, como ‘Hace calor’ o ‘Están pasando por un período de crecimiento acelerado”, dijo. “Parece algo que podríamos haber seguido impulsando y podría haberlo matado”.

Fuente: telemundo.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 250 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta