Desmintiendo los mitos de la diabetes y el azúcar

Pin It

El pasado miércoles 22 de julio se llevó a cabo el Webinar Mitos y realidades de la diabetes y el azúcar.

El panel fue dirigido por Elisa Stahl, quien es coach educadora en diabetes y en la actualidad trabaja con la Asociación americana de educadores en diabetes. Por otro lado, es Health Coach certificada por el Institute for Integrative Nutrition.

A Elisa se le diagnosticó diabetes 1 cuando tenía ocho años y en opinión de la panelista, en aquel entonces, el conocimiento que había respecto a la diabetes y cómo tratarla era diferente.

La especialista afirmó que la relación prohibitiva que existe entre el azúcar y la diabetes son consecuencia de información desactualizada. Ahora las herramientas han ido avanzando, lo que permite una situación distinta.

La relación entre la diabetes y el azúcar debe ser desmitificada. Solo desde la información y los datos, es posible tomar decisiones más responsables en cuanto a la enfermedad, resaltó Elisa Stahl, al iniciar su presentación.

Mito 1 / “El azúcar causa la diabetes”

La licenciada Stahl empieza afirmando que no hay cantidad de azúcar en la dieta, ni nada referente al estilo de vida que cause diabetes tipo 1.

El azúcar tampoco es la causa directa de la diabetes tipo 2. En opinión de Stahl, es más probable desarrollar diabetes tipo 2 si se tiene sobrepeso.

El sobrepeso se atribuye a que se consumen más calorías de las que el cuerpo necesita. Cuando las personas consumen más azúcar de la que el cuerpo puede utilizar para energía, el exceso es el que se convierte en ácidos grasos y se almacena como grasa corporal.

En cuanto el exceso de azúcar causa un incremento de peso, el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 es mayor. La clave está en el uso moderado del azúcar, dijo la coach en diabetes.

La Organización Mundial de la Salud recomienda obtener no más del 10% de la dosis diaria de calorías de azúcar añadidos que no se encuentran naturalmente en las comidas.

Es decir, una dieta de 2,000 calorías diarias es el equivalente al consumo de 200 calorías. Estas calorías son igual a consumir 12.5 cucharaditas de azúcar que pueden venir de azúcares añadidas (Organización Mundial de la Salud, 2015)

Mito 2 / “Los endulzantes artificiales son mejores”

Según la experta en diabetes, aunque los endulzantes artificiales no generan picos en los niveles de glucosa, se relacionan con el desarrollo de resistencia a la insulina y a la diabetes tipo 2.

En opinión de Sthal, ingerir una gaseosa dietética al día, se ha asociado con un aumento de riesgo de diabetes tipo 2 de 25% o más.

Mito 3 / “La miel es mejor para personas con diabetes”

La panelista hizo énfasis en que los endulzantes naturales como la miel y el jarabe de maple no son tan procesados. Sin embargo, resaltó que son fuentes puras de azúcar.

En opinión de la experta, estos productos contienen grandes cantidades de sacarosa y fructosa, por lo que se consideran fuentes de azúcar añadidas cuando se usan para cocinar. 

Mito 4 / “Las personas con diabetes no podemos comer azúcar”

La experta en temas de diabetes afirmó que las personas con diabetes sí pueden consumir azúcar, pero de manera informada.

En opinión de Stahl, los diabéticos pueden disfrutar de comidas con azúcares agregados al tener diabetes.

Resaltó que es importante hacerlo de forma responsable y con entendimiento profundo de cómo el azúcar impacta la glucosa en la sangre.

¿Azúcar morena o azúcar blanca?

¿Qué tipo de azúcar eleva más rápido la glucosa en la sangre, morena o blanca?, Sthal enfatizó que todas son iguales en ese aspecto.

Lo mas importante es el tamaño de la porción. Stahl recomienda una cucharadita de azúcar para pacientes con diabetes tipo 2.

Resaltó que si los pacientes realizan más investigación, el consumo de azúcar puede variar, pero el paciente debe entender que representa el 10% de consumo de azúcar.

Recomendaciones para evitar padecer la enfermedad

Elisa Stahl concluyó haciendo cinco recomendaciones para evitar padecer la enfermedad de diabetes:

Controlar el peso:

La persona obesa incrementa su probabilidad de tener diabetes tipo dos entre 20 y 40 veces en comparación de una persona con peso sano.

Hacer actividad física:

La inactividad promueve la diabetes tipo 2 y trabajar los músculos mejora la habilidad de utilizar la insulina. Una caminata de 30 minutos diaria puede reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad en 30%

Mejorar la nutrición: Cuatro cambios en la alimentación para lograr un impacto significativo en el riesgo de diabetes tipo 2.

  • Elegir granos integrales y granos enteros, en lugar de granos refinados.
  • Eliminar el exceso de azúcares añadidos especialmente en las bebidas.
  • Elegir grasas sanas (aguacate, nueces, frijoles y limitar las carnes rojas y evitar carnes procesadas)
  • No fumar
  • El riesgo de los fumadores de desarrollar diabetes tipo 2 es 50% más alto versus no fumadores.
  • Un consumo moderado de alcohol
  • El exceso de consumo de alcohol puede aumentar el riesgo de diabetes.

 

Fuente: República.GT

Pin It