Un “búnker” intracorporal para células productoras de insulina, posible tratamiento contra la diabetes

Pin It

Un “búnker” intracorporal para células productoras de insulina, posible tratamiento contra la diabetes

Los pacientes con diabetes de tipo 1 suelen tener que inyectarse insulina varias veces al día para mantener sus niveles de azúcar en la sangre dentro de un rango saludable. Desde 1999, una pequeña cantidad de pacientes de diabetes ha recibido trasplantes de islotes pancreáticos, conjuntos de células que producen insulina cuando los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos y que pueden suplir someramente bien al páncreas que no está funcionando como debiera. Si bien el tratamiento suele ser eficaz, los pacientes que reciben esos trasplantes deben tomar medicamentos para evitar que su sistema inmunitario rechace las células trasplantadas. Esos fármacos inmunosupresores hacen a los pacientes vulnerables a infecciones y pueden tener otros efectos secundarios graves. Debido a ello, el trasplante de islotes pancreáticos se utiliza poco.

Para ayudar a que este tipo de terapia sea más factible, unos ingenieros químicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Cambridge, Estados Unidos, han ideado ahora una forma de encapsular las células terapéuticas en un dispositivo protector flexible que evita el rechazo inmunológico y al mismo tiempo permite que el oxígeno y otros nutrientes importantes lleguen a las células. El encapsulamiento no impide que estas células puedan suministrar la insulina u otras proteínas cuando se necesiten.

En los experimentos con este dispositivo realizados en ratones, el equipo de Daniel Anderson y Suman Bose comprobó que las células humanas manipuladas genéticamente permanecían viables durante al menos cinco meses. Anderson y sus colegas creen que esas células podrían durar más tiempo, lo cual permitiría lograr de manera fácil el tratamiento a largo plazo de enfermedades crónicas como la diabetes o la hemofilia, entre otras.

Para proteger del sistema inmunitario a las células trasplantadas, los investigadores las alojaron dentro de un prototipo del citado dispositivo, fabricado parcialmente con un elastómero y equipado con una membrana porosa especial, entre otras cosas.

Luego cubrieron la superficie externa del dispositivo con un fármaco de molécula pequeña llamado THPT. En un estudio anterior, los investigadores descubrieron que esta molécula puede ayudar a prevenir la fibrosis, una acumulación de tejido cicatricial que resulta cuando el sistema inmunitario ataca objetos extraños.

El dispositivo contiene una membrana porosa que permite a las células trasplantadas obtener nutrientes y oxígeno del torrente sanguíneo. Los poros de la membrana son lo suficientemente grandes para permitir el paso de los nutrientes y la insulina, pero lo bastante pequeños para que las células inmunitarias, como las células T, no puedan entrar y atacar a las células trasplantadas.

Fuente: noticiasdelaciencia.com

Pin It