El chicle, ¿amigo o enemigo?