Pin It

Investigadores tucumanos comparan muestras de sangre de pacientes, con y sin diabetes, con el objetivo de predecir la evolución de la enfermedad y mejorar su tratamiento en el futuro.

Investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) buscan conocer en profundidad cómo actúa el sistema inmunológico en pacientes con y sin diabetes tipo 2, que cursaron coronavirus.

Comenzaron a procesar muestras de sangre de pacientes del Centro de Salud, del piso de Covid-19, en estado leve y moderado. Las muestras se recolectaron en dos oportunidades: el día que los pacientes llegaron al hospital y el quinto día de la enfermedad, para comparar la evolución de la misma y para saber cómo se desempeñaron los linfocitos o glóbulos blancos en cada caso.

El equipo dirigido por el doctor en Bioquímica, docente e Investigador de la UNT, Juan Carlos Valdez, busca desentrañar aspectos desconocidos de los leucocitos o glóbulos blancos en los pacientes que tuvieron coronavirus y que, además, presentaron comorbilidades como diabetes. El objetivo del trabajo a largo plazo es mejorar el tratamiento de los pacientes con Covid-19 y con comorbilidades.

 Los leucocitos son las células de la sangre que se producen en la médula ósea y se encuentran en la sangre y el tejido linfático, formando parte del sistema inmune de cada persona, por lo cual podrían considerarse como “células protectoras de la vida”. 

La COVID-19 puede manifestarse en formas asintomáticas o con síntomas leves (80% de las casos) hasta producir condiciones clínicas caracterizadas por dificultad respiratoria aguda que requiere apoyo en una unidad de cuidados intensivos (UCI) (15%), y casos graves que precisan de ventilación mecánica y con evolución a un estado crítico con manifestaciones sistémicas de choque séptico y síndrome de falla múltiorgánica (5% de los casos).

Valdez comentó que el espectro clínico tan variado de respuestas ante el virus SARCOV-2 está estrechamente relacionado con la respuesta inmune del paciente. Agregó que la infección con este virus modifica notablemente el número y funcionalidad de los leucocitos y que el impacto de estos en la evolución de la enfermedad aún es poco conocido.

Los tucumanos tomaron la posta para estudiar las variaciones cuantitativas de las poblaciones de leucocitos y las variaciones de sus expresiones genéticas en el primer período de la enfermedad. La meta es establecer una correlación entre la evolución de la enfermedad en pacientes con diabetes y el comportamiento de los leucocitos, comparando esos resultados con los obtenidos en pacientes con coronavirus que no tengan esa patología de base.

Valdez explicó que su equipo de investigación adquirió, con fondos nacionales, una cabina de seguridad biológica donde los investigadores pueden operar y analizar las muestras en un ambiente seguro.  “En esa cabina, que está ubicada en el Laboratorio de Inmunología de la Facultad de Bioquímica de la UNT, empezamos a procesar las muestras de sangre. Parte de esa sangre, con el virus inactivado, se lleva al Centro de Referencia para Lactobacilos donde se le practica una citometría de flujo (estudio que permite el recuento y la clasificación de las células mediante el empleo de luz láser)”, precisó Valdez. Y agregó que la otra parte de la sangre procesada se enviará a un laboratorio en los Estados Unidos para realizarle un” transcriptoma” (estudio que permite determinar los cientos o miles de genes que se activan en un momento específico). 

El profesional señaló que la meta de la investigación es obtener mayor información sobre cómo actúa el SARCOV-2 en pacientes con comorbilidades. Agregó que el objetivo más ambicioso del trabajo es anticipar alguna intervención terapéutica que impida llegar a un estado grave de la enfermedad, en especial en el caso de pacientes con patologías de base”, concluyó Valdez.

Fuente: primerafuente.com.ar

Pin It

Quien está en línea

Hay 279 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta