Diez estrategias para frenar el crecimiento de la diabetes

Pin It

Los cambios en la alimentación y el sedentarismo están vinculados al crecimiento sostenido en el aumento de peso de población. Más obesidad y sobrepeso suponen, además, un incremento en los casos de diabetes. Estrategias de un especialista español para romper esta tendencia. 

 La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su web oficial. Para frenar el incremento de esta enfermedad, que se está produciendo de manera sostenida de la mano de los aumentos en sobrepeso y obesidad de la población, un especialista español propone diez estrategias enmarcadas en la salud pública. 

Aspectos básicos

La diabetes tipo 1 (anteriormente denominada diabetes insulinodependiente o juvenil) se caracteriza por la ausencia de síntesis de insulina. Entre el 5 y 10 por ciento de los casos de diabetes son del tipo 1.

La diabetes tipo 2 (llamada anteriormente diabetes no insulinodependiente o del adulto) tiene su origen en la incapacidad del cuerpo para utilizar eficazmente la insulina, lo que a menudo es consecuencia del exceso de peso o la inactividad física. Entre el 90 y 95 por ciento de los casos de diabetes son del tipo 2.

Datos y cifras 

El número de personas con diabetes ha aumentado de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014.

La prevalencia mundial de la diabetes en adultos (mayores de 18 años) ha aumentado del 4,7% en 1980 al 8,5% en 2014.

La prevalencia de la diabetes ha aumentado con mayor rapidez en los países de ingresos medianos y bajos.

La diabetes es una importante causa de ceguera, insuficiencia renal, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y amputación de los miembros inferiores.

Se estima que en 2015 la diabetes fue la causa directa de 1,6 millones de muertes. Otros 2,2 millones de muertes fueron atribuibles a la hiperglucemia en 2012.

Aproximadamente la mitad de las muertes atribuibles a la hiperglucemia tienen lugar antes de los 70 años de edad. Según proyecciones de la OMS, la diabetes será la séptima causa de mortalidad en 2030.

¿Qué hacer frente al panorama? A nivel individual, la dieta saludable, la actividad física regular, el mantenimiento de un peso corporal normal y la evitación del consumo de tabaco previenen la diabetes de tipo 2 o retrasan su aparición. Se puede tratar la diabetes y evitar o retrasar sus consecuencias con dieta, actividad física, medicación y exámenes periódicos para detectar y tratar sus complicaciones.

Cambios sugeridos

Por su parte, el doctor Serafín Murillo, del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (Ciberdem) de España, propone diez cambios identificados para frenar esta tendencia. 

1. Implementar programas de educación en escuelas e institutos que incrementen el conocimiento sobre cómo prevenir la diabetes a través de un estilo de vida saludable con tres aspectos clave: dieta, ejercicio y horas de sueño.

2. Incluir recomendaciones específicas dirigidas a los colectivos con más riesgo de padecer la enfermedad en los servicios de Atención Primaria y Enfermería.

3. Homogeneizar y universalizar la información sobre diabetes tipo 2 a todas las especialidades y colectivos asistenciales, especialmente, aquellos relacionados con diagnóstico, objetivos de control e indicaciones terapéuticas.

4. Mejorar la medicina narrativa para favorecer la escucha activa del médico hacia el paciente.

5. Disminuir la frecuencia de las visitas médicas compensado con un incremento del tiempo dedicado en cada visita y un aumento de frecuencia en las visitas a Enfermería, o asistencia primeria, servicio muy valorado por los pacientes.

6. Incorporar la tecnología móvil en el seguimiento de la enfermedad y la adherencia al tratamiento.

7. Favorecer la coordinación entre los especialistas y atención primaria para priorizar la derivación en caso de patologías con un mayor impacto no solo en la esperanza de vida sino también en la calidad.

8. Facilitar el seguimiento de la dieta incorporando indicaciones en el etiquetado de los alimentos sobre la calidad de sus hidratos de carbono o en las cartas de los restaurantes señalando los alimentos recomendados para diabéticos. Así como, desgravar los alimentos saludables como frutas, verduras y legumbres.

9. Crear rutas urbanas verdes que promuevan la adscripción a la práctica de ejercicio físico de los pacientes dentro de su entorno.

10. Informar al paciente de manera personalizada sobre las complicaciones derivadas de la diabetes y el riesgo a padecerlas desde el inicio.

Fuente: El Litoral

Pin It