Plantillas para prevenir el pie diabético

Pin It

Dolores de espalda, de rodilla y problemas de pelvis o cadera son algunas de las afecciones que pueden evitarse o corregirse gracias al uso de plantillas personalizadas, pero no son las únicas: úlceras, deformaciones y hasta pie diabético pueden prevenirse gracias a ellas, por lo que resultan indispensables para el paciente con diabetes.

“Los pacientes con diabetes son los que se ven más beneficiados con el uso de plantillas personalizadas”, dice Gloria Newell, fundadora y directora general de Piedica, institución dedicada al cuidado del pie. “Las personas con diabetes son propensas a padecer neuropatía diabética, una enfermedad que los hace perder la sensibilidad en los pies, además de que la circulación en la zona se hace deficiente, esto puede provocar a la larga la formación de úlceras que pueden deberse a heridas pequeñas o a la presión sistemática ejercida por una mala marcha” describe Newell.

Y es que, según explica, al caminar ciertas zonas del pie reciben una carga mayor, lo que genera presiones que pueden llevar a diversas lesiones. “Las personas con diabetes que tienen neuropatía no sienten esas presiones y pueden desarrollar una úlcera que de no ser atendida puede llevar a pie diabético” comenta la especialista.

El uso de plantillas personalizadas previene estas situaciones, ya que ayuda a descargar las zonas de presión. “las plantillas logran que la descarga durante la caminata sea uniforme en toda la zona del metatarso en el pie. Se logra esto mediante el estudio del pie en marcha, para conocer como pisa la persona y por ello es que cada plantilla es única” explica la experta.

De hecho, la pisada no es igual en el pie izquierdo y el derecho, mucho menos existe una pisada “estándar” entre dos o más personas y es por ello que Newell es muy enfática en afirmar que las plantillas prefabricadas no son útiles. “en general no las recomiendo, pero mucho menos en una persona con diabetes, ya que al no ofrecer la estabilidad que cada individuo requiere, pueden llevar a rozaduras, ampollas, heridas y cortadas que ulceren el pie y desarrollen pie diabético”.

¿Cómo se obtienen plantillas personalizadas?
Gloria nos cuenta que es posible gracias al estudio de los pies en marcha mediante una máquina llamada baropodómetro. “Es una herramienta que posee un sistema digitalizado que detecta las presiones plantares mientras se está en marcha; es decir, caminando. Por cada centímetro cuadrado hay 4 sensores que detectan la forma de pisar de cada persona”.

Los datos recabados de las zonas de mayor carga, son comparados con los datos de una pisada normal y gracias a ello se crea una plantilla personalizada que posee las zonas de descarga exactas para corregir la pisada, evitar dolores de espalda, cadera, pies y en personas con diabetes, úlceras que lleven a pie diabético.

“Lo que hace la tecnología es distribuir de manera uniforme y adecuada toda la carga en la zona metatarsal y entonces la persona ya no presiona ni “apachurra” zonas de alto riesgo que pongan en peligro el pie”. Por si fuera poco, otra de las ventajas de las plantillas de Piedica es que son fabricadas con materiales suaves, elásticos, sin costuras y que no rozan para evitar cualquier daño en el pie.

“El material con que realizamos nuestras plantillas para personas con diabetes es un látex que se fresa y al hacerlo evitamos que haya rebabas o costuras que pudieran dañar los tejidos. Por si fuera poco, el material es antibacterial y antimicótico, pues sabemos que los pies de una persona con diabetes son más propensos a infecciones”.

Corrección dos en uno
Las plantillas Piedica previenen los problemas del pie diabético y al ser personalizadas ayudan al paciente a mejorar sus zonas de presión. “Además si tienen otros problemas estructurales en los pies, podemos resolverlos con una sola plantilla, como por ejemplo el pie plano, dedos en garra, juanetes, fascitis plantar, entre otros. “Con una sola plantilla corregimos estos problemas y prevenimos el pie diabético”, asegura Gloria, por lo que se puede concluir que se matan dos pájaros de un tiro.

Incluso, una persona que haya tenido la amputación de un dedo puede ver beneficiado su andar con el uso de este producto. “Un paciente al que le quitan un dedo puede ver afectada su movilidad, pues los dedos tienen una función importante en la marcha; no tener un dedo puede repercutir en el equilibrio, la estabilidad y la forma de caminar. Esto a la larga puede llevar a la modificación de la pisada provocando zonas de descarga mucho más marcadas y riesgosas para la formación de una úlcera. Un plantilla puede ayudar al paciente a corregir esto y mejorar su movilidad”, dice la experta.

¿Cada cuánto tiempo cambiar la plantilla?
“Nuestros materiales son de alta resistencia y pueden durar hasta 18 meses, pero es importante que la persona con pie diabético se realice estudios de pisada cada 10 o 12 meses, pues su pie puede irse deformando, por lo que la plantilla ya no sería útil”, aclara Gloria.

Otros consejos para prevenir el pie diabético:
-Tener una buena higiene en los pies.
-No usar zapatos apretados.
-Quitar las plantillas que traen los zapatos y usar la plantilla personalizada.
-No usar zapatos que tengan costuras o que rocen.
-Checar sus pies, entre los dedos y debajo de la planta del pie.
-Lavarlos con agua tibia y secarlos bien.
-Cortar las uñas rectas o acudir con un especialista.

“Al final nuestros pies son nuestros cimientos y en la medida en que nuestros cimientos estén correctos toda nuestra estructura lo estará. Es de vital importancia cuidarlos” concluye Gloria.

Más información sobre el cuidado de los pies en:
www.plantillas-ortopedicas.mx

Fuente: Diabetes Bienestar y Salud / Gloria Newell, directora general de Piedica

Pin It