Las bombas de insulina reducen un 50% el riesgo cardiovascular

Pin It

¿Es posible que las bombas de insulina a parte de su función infusora puedan ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares? Un estudio escandinavo de grandes dimensiones se ha empeñado en dar respuesta a esta cuestión y poner más valor en un dispositivo que sin duda ha mejorado la calidad de vida de muchas personas con diabetes.

El estudio se realizó con más de 18 mil pacientes con diabetes tipo 1 de Suecia y concluye que las personas con bombas de insulina tuvieron la mitad de probabilidades de morir por causas relacionadas con el corazón en comparación con las mismas personas con diabetes que no llevaban bombas de insulina. Además un 25 por ciento fueron menos propensas a morir por cualquier causa.

“Nuestro estudio muestra que el tratamiento con bombas de insulina reduce a casi la mitad el riesgo de mortalidad cardiovascular”, dijo el autor principal del estudio, el doctor Isabelle Steineck del Hospital Universitario de Aarhus en Dinamarca. “Personalmente creo que más personas con diabetes tipo 1 podrían beneficiarse del uso de estos dispositivos, siempre y cuando consiguieran toda la educación adecuada acerca de su manejo” aseguró Steineck a la agencia Reuters.

Las bombas de insulina administran insulina las 24 horas del día a través de un catéter que se coloca bajo la piel. La insulina se suministra en dosis medidas y continuas, y realiza ajustes si se requiere en mayor cantidad, por ejemplo a la hora de la comida.

Estudios previos sobre las bombas de insulina señalan que las bombas de insulina proporcionan un mejor control del azúcar en la sangre y han sustituido a las múltiples inyecciones diarias.

Para el nuevo análisis, Steineck y su equipo analizaron 18 mil 168 pacientes con diabetes tipo 1 en el Registro Nacional de Diabetes sueco. De ellos, 15 mil 727 controlan su diabetes con múltiples inyecciones diarias de insulina, mientras que los otros dos mil 441 utilizaron bombas de insulina implantadas. El grupo fue seguido por casi siete años.

El equipo de estudio analizó las tasas de enfermedad coronaria fatal, enfermedad cardiovascular mortal (coronaria o accidente cerebrovascular) y muerte por todas las causas. El uso de una bomba de insulina se asoció con una reducción del 45 por ciento en el riesgo de enfermedad cardíaca coronaria fatal en comparación con el uso de la insulina inyectada, una reducción del 42 por ciento para la enfermedad cardiovascular fatal y un 27 por ciento menor de morir por cualquier causa.

Steineck y su equipo señalan, sin embargo, que no saben lo que otros factores podrían haber influido en sus resultados. Por ejemplo, una mejor educación y un seguimiento más frecuente de azúcar en la sangre entre los usuarios de las bombas de insulina podrían haber ayudado a reducir su riesgo de enfermedades del corazón.

El estudio, por tanto, no puede probar causa y efecto, ya que sólo se basa en la observación de lo que sucedió en los últimos años, pero señala un aspecto interesante a seguir.

Fuente: CanalDiabetes

 

 

Pin It