Diabetes y la importancia de la salud emocional

Pin It

Cuando se diagnostica una enfermedad crónica como la diabetes, generalmente se pone especial atención en la salud física, los medicamentos, la nutrición y los detalles concernientes al tratamiento, pero se dejan de lado las emociones y otros aspectos psicológicos del ser humano.

Para lograr un buen equilibrio en nuestro organismo, y así poder mantener la salud emocional, se debe tener una actitud positiva para afrontar lo que nos pasa en la vida, y poder sentirse bien con uno mismo y con los demás. En otras palabras, mantener el control sobre la propia vida y no dejar que sea la enfermedad quien la controle.

El manejo de la diabetes puede ser muy frustrante. Exige esfuerzo constante, y, a veces, aun así, no siempre tendrá éxito. Como nos dicen los doctores David Sobel y Robert Ornstein en su libro: “The Healthy Mind Healthy Body: “la actitud no puede curar la condición crónica. Pero aprender el manejo de las destrezas de automanejo requeridas y una actitud positiva pueden hacer, mucho más fácil la vida con ella”.

Se debe conocer como:
1) Manejar la enfermedad y sus síntomas. Empezar por conocer que es el páncreas y sus funciones, qué es la diabetes y por qué ocurre, los tipos que existen. En fin, ser un participante activo en el cuidado de su salud. Aprender a medir su glucosa en sangre y qué hacer ante los síntomas, así como preparar las preguntas antes de la próxima cita con los especialistas.

2) Manejar sus actividades rutinarias. La vida continúa. Es posible que ciertas acciones se le dificulten. Si es así, no deje de hacerlas, tómelo paso a paso…con metas cada vez más lejanas. Pero de ninguna manera deje de cumplirlas.

3) Manejar sus emociones. Cuando una persona es diagnosticada con una condición crónica, su futuro cambia. Y con él vienen los cambios en la rutina acostumbrada, los planes de vida y sus emociones. El vuelco emocional puede llegar a magnificar sus síntomas y discapacidades.

Usted puede llegar a tener algunas de estas reacciones:
-RABIA: preguntarse: ¿por qué a mí?…no es justo”
-ANSIEDAD: “Tengo miedo de lo que pudiera pasarme…el futuro es incierto”
-DEPRESION: “Ya no puedo hacer nada bien ¿para qué voy a intentarlo?”
-AISLAMIENTO: “Nadie me entiende. Nadie quiere estar con enfermos”

Por estas razones:
-Es importante expresar esas emociones a un psicólogo especialista o alguien en el entorno que lo ayude a superarlas.
-Enfocarse en sus destrezas en vez de en sus incapacidades.
-No aislarse, buscar algún grupo de apoyo, leer sobre personas con experiencias similares.
-Recordar que usted es más que esa condición o enfermedad.
-Es esencial cultivar pequeños placeres, con las que usted disfruta.
-Y, hasta puede ocurrir que reevalúe sus prioridades, apreciando más lo que tiene, y dándose cuenta de lo que es realmente importante.

Fuente: DiabeTv / Dra. Maritza Bendayan

Pin It