Consejos para viajar con diabetes

Pin It

Cualquier viaje hay que prepararlo con antelación, en especial si se tiene una enfermedad crónica

Asociamos los meses de verano con las vacaciones, en hacer alguna escapada o algún viaje más largo, lo que implica pensar en qué actividades queremos llevar a cabo para que en la maleta no nos falte de nada. Además de la ropa por si salimos a cenar, las mudas, el bañador, la toalla, calzado de repuesto, el neceser con la maquinilla de afeitar o la lima por si se nos rompe una uña, por poner unos ejemplos; las personas con enfermedades crónicas, por ejemplo, diabetes, también han de calcular los días que estarán fuera para llevar consigo la medicación y no saltarse la pauta.

Si el viaje que se ha planificado implica coger un avión será necesario tener en cuenta algunas cosas para que no haya ningún problema a la hora se pasar los controles. Te irá bien tenerlos en cuenta.

kit especial para la diabetes

Hay que preparar las cosas con antelación. Lo mejor es hacerse una lista con todo aquello que se necesita para seguir nuestra pauta. Esto sirve tanto en el caso de la diabetes como para otras enfermedades crónicas.

Organiza las maletas de manera ordenada, con todo lo que necesitas para el control de la diabetes: glucómetro, lancetas, tiras reactivas, dosis de insulina o medicación, plumas y otros elementos que puedas necesitar como, por ejemplo, un par de dosis de glucagón por si sufres una bajada brusca de los niveles de azúcar en sangre que no puedas recuperar fácilmente. Además, prepáralo todo pensando siempre en el tiempo que vas a estar fuera.

Hazte un kit en el equipaje de mano para que la temperatura de la bodega del avión no afecte al medicamento o que no se pierda, como ocurre algunas veces con las maletas, y así poderlo tener controlado en todo momento.

Solicita un certificado médico

A la hora de pasar los controles de seguridad del aeropuerto podría presentarse algún problema al levar la medicación, las plumas, el glucómetro y demás en el equipaje. Para evitar cualquier situación incómoda que pueda poner la nota discordante en el inicio del viaje, lo mejor es solicitar un certificado médico que, como mínimo, esté en español e inglés, que acredite que se padece de diabetes y que es necesario llevar consigo ese kit especializado para la diabetes en el equipaje de mano.

Este certificado será también de utilidad en una situación de emergencia médica durante el viaje para que sirva de información al equipo médico que deba hacerse cargo de la situación.

Es interesante acompañar este certificado con el carné de diabético que identifica a la persona diabética e informa sobre los primeros auxilios a aplicar en el caso de una urgencia. Finalmente, acompañando toda esta documentación, no hay que olvidar dejar los números de teléfono de contacto de los familiares o amigos a los que poder llamar en caso de que fuera necesario, una recomendación que se hace extensible a todas las personas que decidan hacer un viaje.

Adapta las dosis a los horarios

Las personas con diabetes han de tener en cuenta el horario de las dosis cuando van a países que tienen una franja horaria distinta y también cuando el destino es lejano y pueda producir un problema de desfase horario o “jet lag.

Si viajas en dirección oeste ganarás horas, pero si vas hacia el este las perderás. Para poder planificar los horarios y mantener de manera correcta la pauta de insulina lo mejor es utilizar una bomba de insulina que inyectará la dosis necesaria cuando la necesites. Esta bomba es muy efectiva, aunque has de tener en cuenta que, si la usas, lo más probable es que al pasar los controles del aeropuerto suene la alarma. Avisa antes a la persona que esté en el control para que no se asuste.

No vayas con el tiempo justo

Las prisas son siempre malas compañeras y emprender un viaje, aunque sea de ocio, no puede hacerse con prisas. Si vas a coger un avión, tengas o no diabetes, has de ir con antelación al aeropuerto para evitar que cualquier contratiempo te haga perder el vuelo.

Pero si tienes diabetes, esta recomendación se hace aun más necesaria de seguir para poder pasar los controles de seguridad con calma y en el caso de que surja algún problema tener tiempo para solucionarlo con tranquilidad.

Otras recomendaciones son: medir la glucemia antes de subir al avión para comprobar que está todo en orden; y llevar consigo algún alimento rico en hidratos de carbono de absorción rápida que podamos ingerir en caso de que sea necesario remontar de manera rápida una bajada de azúcar.

Fuente: 65ymas.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 502 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta