Probióticos en la diabetes y otras afecciones, ¿cómo ayudan?

Pin It

Los probióticos son productos o medicamentos que contienen microorganismos vivos que ayudan a mantener saludable la flora intestinal de nuestro organismo.

Como sabemos, la flora intestinal es un sistema que se encuentra dentro del sistema digestivo que nos ayuda a prevenir infecciones y obtener nutrientes de los alimentos que consumimos, pero ¿qué tan cierto es que los probióticos ayudan a mantener esta flora saludable?

¿Es necesario tomar probióticos como medicamentos?

Debido a que los probióticos son, como tal, microorganismos, en realidad no los necesitamos. Ya que estos microorganismos se pueden encontrar de forma natural adicionado a lácteos en alimentos como el yogur, productos a base de leche fermentada, en cereales como el trigo o el centeno, en la soya o en los pepinillos. Para muchos los probióticos son parte esencial de su dieta diaria.

Beneficios de probióticos si se padece algunas enfermedades

Hay ciertas condiciones o enfermedades en las que este sistema de microorganismos se ve afectado y en las cuales el uso de probióticos puede ser útil.

Especialmente porque estas enfermedades limitan el consumo de ciertos alimentos; enfermedades como gastroenteritis infecciosa (diarrea), síndrome de intestino irritable, enfermedad intestinal inflamatoria, infección por Helicobacter pylori o el uso de antibióticos pueden causar daño de la flora intestinal normal y el uso de probióticos puede estar indicado.

También ha habido estudios que mencionan que el uso de probióticos puede ayudar en enfermedades que no son del sistema digestivo como dermatitis atópica, rinitis alérgica, asma, diabetes mellitus e incluso hay algunos que mencionan que estos microorganismos pueden reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Probióticos y diabetes tipo 2

La microbiota intestinal en personas con diabetes tipo 2 suele estar alterada.

El consumo de probióticos podría ayudar a mantener la homeostasis de la microbiota intestinal y prevenir así algunas alteraciones, entre ellas el control bacteriano gram-negativo y alterar la función intestinal de barrera, que conllevan al aumento de las concentraciones plasmáticas de lípidos y el desarrollo de un estado inflamatorio que facilita la aparición de resistencia insulínica y mejor control de la diabetes tipo 2.

Medicamentos con probióticos

El uso de este tipo de medicamentos con probióticos no está exento de poder presentar efectos secundarios, y es que el sobrecargar de microorganismos vivos al intestino puede ocasionar problemas de gases e inflamación abdominal.

En casos más extremos pueden causar infecciones tanto del intestino como en la sangre (bacteremia), pero esto es poco común y sucede más en pacientes con defensas muy bajas por enfermedades como infección por VIH o diabetes mellitus descontrolada. Estos síntomas suelen desaparecer al dejar de tomar el suplemento.

Si tienes una dieta equilibrada y de buena calidad, no es necesario tomar suplementos con probióticos de forma rutinaria.

Sin embargo, si llegas a tener alguna enfermedad como por ejemplo diabetes tipo 2 u otra que pueda alterar tu flora intestinal, el uso de este tipo de medicamentos con probióticos debe ser recomendado por un médico, ya que se debe valorar el estado de salud general de la persona y el beneficio que el uso de este tipo de medicamentos pueda ofrecer.

Fuente: yahoo.com

Pin It