¿Por qué nuestros niños son gordos?

Pin It

El problema de sobrepeso y obesidad que enfrenta la niñez mexicana podría tener su origen en hábitos de alimentación poco adecuados. De acuerdo con los resultados del estudio realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México con madres de familia y sus hijos en edad escolar, el consumo de frutas y verduras es prácticamente nulo entre los chicos y el consumo de bebidas azucaradas es excesivo.

Pero, ¿las madres de familia estamos conscientes de esta situación? Desafortunadamente no. Ocho de cada diez madres consideran que su familia come cantidades adecuadas de los alimentos y aunque sienten que no sirven platos muy abundantes (77 por ciento), la mitad de los niños considera que sí les sirven platos muy abundantes porque eso es lo correcto.

45 por ciento de los niños reconoce que el refresco forma parte de su dieta cotidiana (porcentaje que contrasta con el 37 por ciento de mamás que lo admite) y tanto madres como hijos reconocen que todas las comidas se acompañan con pan y/o tortillas (prácticamente 70 por ciento).

La situación en las escuelas no parece contribuir al consumo de alimentos saludables. 47 por ciento de las madres de familia y 44 por ciento de los niños y jóvenes perciben que en la tiendita o cooperativa de la escuela no se venden cosas saludables y 67 por ciento de las mamás sienten que la escuela no es cuidadosa con lo que se vende afuera de ella.

¿Por qué nuestros niños son gordos? ¿Sólo por la comida?

Los hallazgos del estudio muestran que no se trata solamente del tipo de alimentos que se consumen, sino de los hábitos que acompañan a los alimentos. En poco más de una tercera parte de los hogares se acostumbra sentarse a la mesa con libros, periódicos o gadgets (de acuerdo con la respuesta de los niños).

53 por ciento de los niños aceptan que mientras comen ven la televisión; 60 por ciento de las mamás y 68 por ciento de los niños reconocen que se deben terminar todo lo que se les sirve de comer, lo que no permite que el niño defina cuando está satisfecho y genera malos hábitos de alimentación; 91 por ciento de las mamás acepta que se pone salero en la mesa, lo que favorece el consumo de sal.

Tres de cada 10 niños y jóvenes no realizan ejercicio adicional al que hacen en la escuela y aunque en una cuarta parte de los hogares se limita el tiempo en que se puede ver televisión, en 54 por ciento de los hogares se reconoce que los hijos pasan más de dos horas frente a la computadora, iPad o celular siempre o algunas veces y en 13 por ciento de los hogares pasan más de dos horas jugando con videojuegos, lo que en consecuencia limita la cantidad de actividad física que los hijos pueden realizar. Llama la atención que las respuestas entre niños y madres son muy similares y no muestran diferencias estadísticamente significativas.

Las mamás se muestran informadas sobre la importancia de que los hijos tengan actividad física adicional a la que se realiza en la escuela (68 por ciento lo considera muy importante); sin embargo, no parecen haber transmitido esta información con claridad a los hijos pues un porcentaje menor de chicos (55 por ciento) reconoce esta importancia. 18 por ciento de las mamás reconoce que su hijo no realiza ejercicio adicional al que se realiza en la escuela y poco más de la mitad (53 por ciento) manifiesta que su hijo hizo ejercicio solamente entre 1 y 3 días en la semana.

Al cuestionar a madres e hijos sobre las razones que hacen que realizar ejercicio sea importante, 54 por ciento de las mamás habla de mantener la salud (vs. 41 por ciento de los niños), 12 por ciento de los niños habla de mantener o bajar de peso (vs. 5 por ciento de las mamás) y tan solo 7 por ciento de las mamás considera que el ejercicio es importante para crear un hábito en los niños y jóvenes.

Finalmente, 49 por ciento de las mamás admite que algún miembro de su familia padece diabetes. De acuerdo con la Organización mundial de la Salud (OMS) la diabetes tipo II, que representa el 90 por ciento de los casos mundiales se debe en gran medida a un peso corporal excesivo y a la inactividad física. De ahí la importancia de combinar una dieta saludable y adecuada y actividad física durante 30 minutos la mayoría de los días.

Fuente: diariodemexico.com.mx

Pin It