El 98 por ciento de niños mexicanos son sedentarios: experto

Casi la totalidad de los niños mexicanos no se mueven o realizan actividad física insuficiente, afirmó hoy en una entrevista con Efe Guillermo Meléndez, director ejecutivo del International Life Science Institute (ILSI) México.

"Pudimos demostrar que el 98 por ciento de los niños, durante el día, en tiempo medido con acelerometría, están en un estado de sedentarismo. No queman gran cantidad de energía", indicó Meléndez.

Según el especialista, el ILSI realizó "un estudio de movimiento en las escuelas primarias de la Ciudad de México" y descubrió "que el niño, cuando salía al recreo, pasaba 15 minutos formado para comprar algo de comer y los otros 15 minutos los invertía en comer. De ahí volvía al salón de clases para estar sentado".

En México, siete de cada 10 personas tiene sobrepeso u obesidad, según datos oficiales. En el caso de los niños es 1 de cada 3. Estas cifras sitúan al país en el primer puesto a nivel mundial.

Este problema de salud tiene un costo de 42 mil millones de pesos (unos 2.450 millones de dólares) al año para el sistema de salud pública.

Meléndez argumenta que los excesos en la alimentación y la falta de actividad física son los dos componentes que agravan este problema.

"No hay un plan efectivo de educación física en nuestras escuelas y hay carencias como la falta de bebederos de agua", afirma.

La ecuación se vuelve aún más compleja si pensamos que hoy en día los menores y los adultos están comiendo alimentos de alta densidad calórica en grandes cantidades.

"Cuando un mexicano come, por ejemplo, donas (rosquillas), no se comen una, se comen dos o tres, o en una sentada se comen la mitad de la caja", ilustra Meléndez.

Ante este panorama, muchas personas incluyen edulcorantes no calóricos en su dieta para tratar de poner freno a su ingesta diaria de calorías.

El problema, además, es que en las etiquetas de esos productos existe información que puede ser confusa para el consumidor.

"El tema se agrava cuando se habla de porciones, ya que si un paquete trae 10, el consumidor sólo lee lo que le aporta una (porción) y cree que es pequeña la cantidad de calorías que consume pero resulta que se come 4 o 5 porciones", describe Meléndez.

El experto denuncia también que hay una falta de uniformidad en la presentación del etiquetado.

"Lo que no se ha hecho es preguntarle al consumidor cómo entiende las etiquetas o cómo se siente con ellas", recalca.

Además considera que se está discriminando a aproximadamente 10 millones de personas en México que no saben leer.

En el mercado existe una gran variedad de edulcorantes y unos 85.000 productos que los contienen en sus ingredientes.

"Necesitamos la evidencia de qué pasa en los niños que consumen edulcorantes no calóricos. Deberemos ver si hay alguna alteración que se pueda identificar en esos niños pero que no haya sido cuantificada hasta la fecha", comenta.

De este y otros temas tratará el foro "Evidencia actual en edulcorantes y salud", que arranca este miércoles en el Centro de Convenciones del Hospital Español de la Ciudad de México.

A la cita asistirán reconocidos especialistas internacionales en materia de salud, de universidades de Estados Unidos, Canadá y México.

Las conferencias científicas estarán coordinadas por el Rippe Lifestyle Institute con el patrocinio de ILSI México y su objetivo es discutir si el azúcar o los edulcorantes no calóricos desempeñan un papel crítico dado el incremento significativo en el número de individuos con obesidad y diabetes en México.

El ILSI es una asociación internacional sin fines de lucro, fundada en 1978 en Washington DC.

Cuenta con 14 oficinas internacionales, entre las que se encuentra la sede mexicana creada en 1991.

Su misión es contribuir para que la población entienda mejor temas de nutrición, alimentos, análisis de riesgos, toxicología, seguridad alimentaria y del medio ambiente, a través de la difusión del conocimiento científico y la participación en foros pertinentes.

Fuente: EFE