Gastritis, obesidad y diabetes, riesgos del ayuno: IMSS

Pin It

Gastritis, fatiga, daño hepático, y trastornos metabólicos que pueden llevar a las personas a la obesidad, e incluso a padecer hipertensión y diabetes, son algunos de los riesgos para la salud ocasionados por el ayuno, advirtió el IMSS.

Esta práctica, de la cual existen varias modalidades para practicarlo, consiste en abstenerse voluntariamente de ingerir alimentos durante periodos prolongados de tiempo superiores a las seis horas, ya sea por el ritmo de vida, porque se quiere bajar de peso o por motivos religiosos.

¿Qué le acurre a nuestro cuerpo cuando ayunamos?

El médico Armando Alejandro Casas Vidales, especialista en Medicina Familiar del Instituto Mexicano del Seguro Social en Michoacán, explicó que los jugos gástricos siguen actuando en el estómago haya o no alimentos, lo que favorece la gastritis.

“Están haciendo su trabajo de manera normal y eso hace que haya una laceración, que se lastime la mucosa gástrica. Esto favorece que al haber acúmulo del ácido clorhídrico, la persona tenga gastritis o reflujo”, indicó.

El también encargado del módulo de DiabetIMSS en la Unidad de Medicina Familiar No. 80 del IMSS Morelia, señaló que al realizar este tipo de régimen alimenticio también existen consecuencias a nivel hepático, en donde intervienen tres ciclos relacionados con el aporte de la glucosa a los músculos.

“Si una persona está realizando cantidades muy pequeñas de lo que ingiere, el ahorro a nivel hepático va a ser menor, y viceversa, cuando requiera de energía, lo poco que ahorró a nivel hepático también va a desempeñarse de manera lenta. También puede llevarnos a trastornos de elevación de los niveles de glucosa de manera patológica y eso lo vemos en pacientes diabéticos”, dijo.

¿Qué recomiendan los especialistas?

En promedio, una persona debe de realizar tres comidas balanceadas durante el día, así como dos colaciones, es decir, ingerir alimentos entre el desayuno, comida y cena para dotar de energía y movimiento a nuestro cuerpo.

“Un total de cinco comidas al día, para tener activado el metabolismo del cuerpo. Si nosotros nos brincamos el desayuno, desde ahí comienza un estado metabólico lento, lo que puede llevarnos después a un estado de obesidad”, apuntó.

El especialista en Medicina Familiar sugirió que la persona que se duerme a las 21 horas, el primer alimento deberá ingerirlo entre las 5 y 6 horas. “Sobre todo aquellos que se levantan a trabajar muy temprano”, recalcó. 

“Si la persona no come temprano o se mantiene en ayuno, la energía cerebral y el metabolismo, que es el centro de mando, no genera que haya movimientos acordes, entonces habrá fatiga, o incluso trastornos en la memoria”, agregó.

¿Cuándo sí ayunar?

El especialista en Medicina Familiar recalcó que solo aquellos pacientes a los que les realizarán estudios de laboratorio para conocer sus niveles de glucosa o estados metabólicos, que se encuentran hospitalizados, o que están programados para alguna cirugía, son los únicos que pueden realizar ayuno por indicaciones médicas.

Fuente: Quadratin

Pin It