Mucho ojo con la diabetes

La diabetes, como enemigo que ataca al organismo, tiene la capacidad de comprometer la función de los tejidos del cuerpo, entre ellos la retina.

Los daños severos en este elemento fundamental de la vista son permanentes y provocan ceguera, por lo que su prevención es fundamental, coinciden especialistas.

“La diabetes es la primera causa de ceguera no reversible en los países desarrollados, y esta situación preocupa al sector salud porque afecta a la población económicamente activa”, señala Gerardo Villarreal Méndez, profesor del Departamento de Oftalmología de la UANL.

En consecuencia, el cuidado de la diabetes necesita ir mucho más allá de controlar los niveles de azúcar, debe comprender cambios en los hábitos de vida y las visitas constantes al oftalmólogo, indica Carlos Azuara Azuara, especialista y miembro del Consejo Mexicano de Oftalmología.

La prevalencia de la diabetes en México y su tardía detección hacen el cuidado de la visión del diabético una tarea difícil de lograr, agrega el experto.

Ataque a la visión

¿Cómo es posible que la diabetes dañe la vista? Los altos niveles de azúcar afectan la circulación de la sangre, especialmente aquella que transita por los vasos más finos, explica Azuara Azuara.

“Estos pequeños vasos alimentan a la retina, por eso el diabético que desarrolla una microangiopatía -o sea, daños en los pequeños vasos sanguíneos- presenta problemas de la vista”, afirma.

El daño al tejido no es inmediato, por lo tanto, la persona que lleva más de una década con diabetes se encuentra en mayor de riesgo de padecer esta clase de complicaciones, dice el también profesor del Posgrado Retina Médica y Quirúrgica en el Hospital ISSSTE-Constitución.

“La principal molestia de los diabéticos es la pérdida progresiva de la agudeza visual.

“Ellos pueden presentar visión fluctuante, ven claro y de repente ven borroso, y esto también habla de fluctuaciones en sus niveles de azúcar”, añade Villarreal Méndez.

“La retina está compuesta de células nerviosas y cada vez que se presenta un micro daño por la diabetes estas células ya no se curarán”.

Tratamientos

La mala noticia es que el daño a la retina es permanente, asegura el oftalmólogo Gerardo Villarreal Méndez. La buena es que existen tratamientos para mitigar el problema.

“Tenemos el reto de que cada paciente tiene un nivel de daño diferente y hay que personalizar los tratamientos, que pueden ir desde el uso del láser, hasta inyecciones intravítreas”, ahonda el experto del Hospital Universitario.

Mediante estudios de gabinete, el médico detecta inflamación en la retina o demás en partes sensibles como la mácula, que concentra el 90% de la calidad visual.

“También es posible utilizar contraste que marquen los vasos anormales, y así se pueden evaluar zonas de daño que las valoraciones convencionales pueden pasar por alto”, puntualiza.

“Entre las opciones de tratamiento, el doctor puede elegir inyecciones intravítreas o el uso del láser, las primeras evitan la formación de vasos sanguíneos anómalos y el segundo es un fenómeno térmico o quemadura microscópica que termina con estos vasos anómalos”.

No obstante, es importante recalcar que la medicina no sirve de nada si el paciente no controla su diabetes, aclara Villarreal Méndez.

Fuente: El Imparcial