¿Cómo afecta la diabetes a la sexualidad masculina?

La diabetes es una enfermedad más prevalente en varones y lo que probablemente éstos tampoco sepan es que pueden sufrir problemas de erección como consecuencia de ello. De hecho, la disfunción eréctil es un problema de salud sexual que afecta a más de la mitad de los hombres con el padecimiento, según una revisión de estudios publicada en la revista de la Sociedad Británica de Diabetes y realizada en centros de Reino Unido, Italia y Francia.

La diabetes afecta a un 14% de la población española, sobre todo a las personas más mayores. De hecho, el 42% de los hombres entre 61 y 75 años la padecen. Se trata de una enfermedad debida al aumento de los niveles de glucosa en la sangre por una falta de producción de insulina, que es la hormona localizada en el páncreas responsable de regular esos niveles. Como consecuencia de ello se ve afectada la circulación de la sangre y se producen daños en los vasos sanguíneos, por lo que pueden presentarse dificultades para alcanzar o mantener una erección.

De hecho, este problema suele ser el primer síntoma que suele dar la diabetes que, por otra parte, es una patología muy infradiagnosticada puesto que suele provocar poca sintomatología evidente. Es por eso que los expertos de Boston Medical Group España advierten de la importancia de prestar atención a la capacidad de mantener relaciones sexuales de calidad, ya que pueden esconder detrás otro tipo de enfermedades más graves que precisan de tratamiento adecuado.

Las personas que sufren diabetes también pueden ver cómo aparece un aumento en el volumen de la orina o de las ganas de comer o de sed, fatiga o visión borrosa. Por otro lado, puede influir en la salud sexual masculina al interferir en la producción de testosterona debido al exceso de grasa abdominal o de tejido adiposo visceral.

Para saber si un hombre sufre disfunción eréctil basta con hacer el Test de Disfunción Eréctil o detectar cambios en las erecciones persistentes. El síntoma primario y más claro es la disminución de las erecciones espontáneas de las mañanas, pero también haber tenido un fallo por cada cuatro actos sexuales, menor rigidez, llegar más rápido al orgasmo, en menos tiempo o con una erección incompleta. Por otro lado, puede suceder que al cambiar de postura se pierda la erección o, en definitiva, que haya una incapacidad total para conseguirla.

Aquellos hombres con diabetes que padezcan disfunción eréctil (para lo que los síntomas anteriores deben estar presentes durante seis meses), deben modificar sus hábitos de vida. Los expertos de Boston Medical Group aconsejan seguir una dieta equilibrada, en la que haya una adecuada ingesta de hidratos de carbono y se eviten los azúcares de absorción rápida, pues son los que elevan de forma brusca los niveles de glucosa en sangre. Además, se deberán hacer las cinco comidas diarias y necesarias y hacerlo siempre en los mismos horarios. La práctica de ejercicio físico de forma moderada y regular y respetar la toma de medicamentos antidiabéticos es fundamental.

Por último, debido a que la diabetes puede estar asociada a patologías como la hipertensión, colesterol alto u obesidad, será preciso indicar una dieta personalizada y única, bajo el seguimiento de un profesional sanitario. Los problemas de erección pueden tratarse con fármacos aunque hay casos de diabéticos que no los toleran bien, por lo que lo mejor también es ponerse en manos de un experto en salud sexual masculina que aconsejará sobre la mejor opción en cada caso.

Fuente: Interviú