El peligro de la presión alta es igual para delgados y obesos

Un nuevo estudio revela que los riesgos cardiovasculares son similares, y altos, para la población delgada, con sobrepeso u obesidad.

"Algunos estudios de los últimos 30 años habían sugerido que las personas delgadas o con peso normal con hipertensión estaba más expuesta a los efectos adversos de la enfermedad, como los infartos y los ACV, que los hipertensos con sobrepeso u obesidad", dijo la autora principal, Laura A. Colangelo, de la Escuela Feinberg de Medicina de Chicago.

"Esto llevaría a inferir erróneamente que la presión alta no es tan importante para las personas con sobrepeso u obesidad, como para las personas delgadas o con peso normal. Estamos diciendo que la hipertensión es importante en todos los casos, sin importar el peso", remarcó.

Su estudio incluyó a 3657 hombres y mujeres no fumadores sin cardiopatías, diabetes o cáncer antes de comenzar el estudio.

El equipo analizó los datos de los participantes de un estudio prolongado con una cohorte dos veces más grande que había comenzado en el 2000. No sólo agrupó a los participantes por peso o IMC, sino también por la circunferencia de cintura, un indicador de riesgo cardíaco.

Así, quedaron formados siete grupos de acuerdo con el IMC (bajo peso, saludable, sobrepeso, obesidad y obesidad mórbida) y la circunferencia de cintura con parámetros étnicos en ambos casos porque, por ejemplo, la circunferencia de cintura saludable "óptima" se ubica por debajo de los 102 cm para los hombres y de los 88 cm para las mujeres caucásicos, afroamericanos e hispanos, pero por debajo de los 90 cm para los hombres y de los 80 cm para las mujeres de origen chino.

Se recolectaron datos de altura, peso, circunferencia de cintura y presión al inicio del estudio, además de reunir la información sobre internaciones, procedimientos, diagnósticos cardiovasculares o muerte de cada participante en intervalos de entre nueve y 12 meses durante 10 años.

Al inicio del estudio, 1054 personas tenían un IMC saludable, mientras que 1568 tenían sobrepeso y 1172, obesidad u obesidad mórbida. La circunferencia de cintura de la mayoría de los participantes con un IMC saludable estaba dentro del rango óptimo, no así casi todos los participantes obesos.

Trescientos cincuenta participantes con peso normal y más de 550 con obesidad eran hipertensos. En Hypertension, los autores publican que hubo 273 casos de enfermedad cardiovascular durante el estudio y que, en todas las categorías de peso, los hipertensos eran más propensos que los no hipertensos a padecer una complicación.

El grupo con peso saludable y sin hipertensión registraba el riesgo más bajo de sufrir complicaciones cardiovasculares, como infartos o ACV. Las personas obesas sin hipertensión tenían algo más de riesgo y las personas con un peso saludable u obesidad y presión alta compartían riesgos igualmente elevados.

"Los resultados demuestran que los hipertensos con peso normal tienen un riesgo absoluto elevado similar al de las personas obesas", agregó Colangelo, que recomendó controlar la presión alta para reducir el riesgo cardiovascular.

Kathryn Doyle / Reuters Health