Esta es una de las posibles complicaciones de la diabetes

Pin It

La nefropatía diabética ocurre cuando los riñones y su funcionamiento se dañan debido a los elevados niveles de glucosa mantenidos a lo largo del tiempo

Los pacientes que padecen diabetes mellitus son conscientes de que un mal control de su enfermedad puede causarles complicaciones. Una de las que puede afectarles es la llamada nefropatía diabética, por lo que es importante conocer sus causas, sus síntomas, así como si se puede prevenir. Hemos hablado sobre este problema de salud con el doctor José Atencia Goñi, especialista en endocrinología del Hospital Vithas Madrid La Milagrosa, quien nos ha ayudado a aclarar las principales dudas que surgen.

¿Qué es lo que conocemos como nefropatía diabética?

Se trata de una de las posibles complicaciones derivadas de la diabetes, como también lo son los daños en la retina, los infartos de corazón o los ictus. Los riñones y su funcionamiento se dañan de varias formas debido a la glucosa elevada a lo largo del tiempo.

Es, por lo tanto, una de las complicaciones más frecuentes vinculadas con la diabetes, ¿no es así?

Se estima que entre el 20 y el 40 % de los pacientes con diabetes tipo 2 y el 15 % de los pacientes con diabetes tipo 1 tienen algún grado de afectación renal por la enfermedad, siendo la complicación de pequeño vaso de la diabetes más frecuente. 

¿Cuáles son sus causas?

La mayoría de las complicaciones de la diabetes se basan en el daño que hace la hiperglucemia a los vasos, en este caso, los vasos pequeños. Su deterioro hace que el riñón filtre peor la sangre, se dañe, pierda proteínas y baje su función. Otros factores que pueden acompañar a la diabetes, como la hipertensión, pueden colaborar en aumentar el daño.

¿Hay señales o síntomas que nos pueden alertar de la presencia de este problema de salud?

Muchas veces, pasa desapercibida en las fases iniciales, por lo que se estima que hay muchos casos ocultos. Eso, sumado a que muchos pacientes no saben todavía que tienen diabetes, nos deja con mucha nefropatía no conocida. Tanto al diagnóstico como en el seguimiento, el médico realizará estudios analíticos para diagnosticar y seguir esta complicación.

¿Cómo se llega al diagnóstico de este problema vinculado con la diabetes?

La afectación del riñón no es exclusiva de la diabetes, por lo que, normalmente, el especialista debe hacer un sondeo de otras causas. Normalmente, la nefropatía diabética se diagnostica con analítica de sangre, para ver la función renal, y, con analítica de orina, para ver si hay esa pérdida de proteínas. 

Una vez diagnosticado, ¿cuál es el tratamiento que debemos seguir?

El tratamiento principal es conseguir que la glucemia esté controlada todo el tiempo posible. Existen fármacos que nos ayudan tanto a reducir la pérdida de proteínas por la orina (proteinuria) e incluso a retrasar el daño renal derivado de la diabetes. Esto último es una novedad que se está estudiando actualmente.

¿Cuáles son las complicaciones que se pueden derivar de este problema?

La evolución del daño renal acaba reduciendo su función, de forma que no es capaz de filtrar correctamente la sangre. Esto provoca que se acumulen algunos productos en sangre. Cuando el daño es demasiado alto, el paciente puede necesitar entrar en diálisis y suplir la función del riñón con una máquina externa. Además, muchos fármacos requieren del riñón para poder utilizarse, lo que obliga a reducir sus dosis o directamente retirarlos.

¿Es un problema que se puede prevenir?

La primera fase de la prevención pasa por unos hábitos de vida saludables que impidan la aparición de la diabetes. Llevar una alimentación basada en la dieta mediterránea, hacer ejercicio físico y mantener el peso son claves para evitar la resistencia a la insulina. Una vez diagnosticada la diabetes, debemos seguir las recomendaciones del médico para que su control sea el mejor posible desde el principio y así reducir el riesgo de aparición de esta y otras complicaciones.

Fuente: hola.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 181 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta