¿La diabetes contribuye a la pérdida prematura de los dientes?

Pin It

Una diabetes mal controlada puede producir estragos en el organismo. Desde afecciones cardíacas, a condiciones hormonales severas como la obesidad y los problemas de fertilidad. Pero lo que pocos saben es que la diabetes también ataca nuestra boca, facilitando la pérdida prematura de los dientes.

Al menos, eso es lo que sugiere el último estudio publicado en la revista Archives of Oral Biology. Un experimento en ratones que contradice la creencia de que las caries son el mayor daño que puede provocar el exceso de azúcar. 

Cómo afecta la diabetes a los dientes

Los investigadores afirman que la diabetes es mortal para los dientes, ya que produce gingivitis, fracturas y pérdida de la dentina. Esto debido a que ablandan el esmalte dental que le da color y resistencia a cada colmillo y molar dentro de la mandíbula. 

Si bien estudios anteriores ya habían abordado este tema, los investigadores de la Universidad de Rutgers son los primeros en demostrar su vinculación. Para ello, tuvieron que utilizar a 35 ratones de laboratorio como conejillos de indias. A cada uno le inocularon diabetes tipo 1 y evaluaron con un probador Vickers la dureza de sus dientes durante 28 semanas. 

A la mitad del experimento, el equipo notó que los dientes duros de los roedores se habían vuelto más suaves y transparentes, en comparación a los de otros ratones sanos. Una brecha que continuó ampliándose desde la semana 12 hasta la semana 28, cuando se dieron cuenta que la dentina en sus dientes había desaparecido. 

La dentina o pulpa dentaria es esa capa entre amarillenta y opaca que recubre la raíz de los dientes. Podemos pensar en ella como un “cemento” que mantiene a los dientes firmes y protegidos, por lo que su ausencia pone en peligro la salud dental. 

Todos los ratones que perdieron dentina al cabo de 28 semanas tenían caries visibles entre los dientes y cerca de la raíz. Algunos incluso tenían las encías inflamadas, con lo cual los investigadores determinaron que en cualquier momento los ratones con diabetes perderían los dientes. 

“Hemos visto durante mucho tiempo tasas elevadas de formación de caries y pérdida de dientes en pacientes con diabetes. Ahora sabemos por qué los tratamientos como los empastes no duran tanto en estos pacientes”.

Mohammad. Ali Saghiri, profesor de odontología en la Universidad de Rutgers

Entonces… ¿La diabetes hace que los dientes se caigan?

Sí y no. La diabetes solo facilita la pérdida de dentina y la inflamación de las encías, lo que significa que no arranca todos los dientes de raíz. Por tanto, no podría decirse que hace que los dientes se caigan. Ahora, si no se realizan chequeos odontológicos periódicos es posible que las personas diabéticas tengan que utilizar dentadura.

De acuerdo con los investigadores, el exceso de azúcar aumenta la producción de citoquinas en la sangre. En consecuencia, los anticuerpos de nuestra sistema inmunológico se dirigen a las encías y las atacan, lo que produce dos condiciones desagradables:

  • Primero, el sangrado y la pérdida de las encías. A medida que las citoquinas atacan, las encías se reducen. La raíz del diente queda expuesta y es más probable la aparición de caries o fracturas.
  • Y segundo, la proliferación de bacterias en la sangre. Al perder tantos anticuerpos, el organismo no tiene defensas inmunológicas. Por tanto, es propenso a contraer enfermedades bucales y periodontales en donde se acumulan los restos de alimentos.

Es por eso que el cuidado dental preventivo es vital para los pacientes con diabetes que no desean sufrir una pérdida prematura de los dientes. Tanto para aquellos que tienen diabetes tipo 1, como para los que desarrollaron diabetes tipo 2. 

Todos las personas con diabetes deberían prestarle más atención al odontólogo

Si bien este estudio solo experimentó con ratones que sufrían diabetes tipo 1, los científicos advierten que la pérdida de piezas dentales, las caries, y la inflamación periodontal también ocurren en pacientes con diabetes tipo 2.

La única diferencia entre estos dos tipos es la manera en la que producen insulina, pero el cuadro clínico es igual. Con lo cual, ambos tipos de diabetes pueden producir problemas de salud bucal, tanto en los dientes como en los tejidos blandos que los rodean.

Por fortuna, el equipo de la Universidad de Rutgers está trabajando con estos datos para desarrollar nuevos tratamientos bucales contra la diabetes. Así que en poco tiempo seguramente haya una forma de que las personas diabéticas mantengan sus dientes sanos y brillantes. 

Fuente: tekcrispy.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 479 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta