Riesgo de la diabetes y niveles de glucemia para la salud cardiovascular

Pin It

Las personas con diabetes deben controlar los niveles de glucemia para prevenir el desarrollo de problemas cardiovasculares

La diabetes es una enfermedad cuya principal característica es un aumento de los niveles de glucemia superiores al resto de personas a causa de un defecto en la producción o utilización de la insulina por parte del organismo. Y es que la insulina es la hormona que se encarga de regular la glucosa en sangre.

Así, la diabetes es una enfermedad que mantiene una estrecha relación con la salud cardiovascular. Cuando el paciente no lleva un control adecuado de la patología, puede derivar en diferentes problemas de salud y muchos de ellos afectar al estado del corazón.

Desde la Fundación Española del Corazón explican que uno de los principales factores de riesgo el la diabetes es la salud cardiovascular.

«Cuando afecta a las arterias coronarias provoca cardiopatía isquémica y sus manifestaciones clínicas (angina, infarto…) suelen ser más graves que en los pacientes no diabéticos, pues la afectación es más difusa y extensa», explica la doctora Pilar Mazón, cardióloga del Servicio de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS).

Igualmente, en los pacientes con diabetes se puede ver afectado el miocardio, disminuyendo su capacidad de contracción. Por ello, no es rato que los pacientes con diabetes que tienen unos niveles inadecuados de glucemia puedan desarrollar insuficiencia cardíaca.

Otra problemática que puede surgir en relación con la diabetes y la salud cardiovascular es que cuando aparece esta enfermedad puede afectar a los nervios que irrigan al corazón y generar alteraciones en el ritmo cardíaco.

Diferencias entre los tipos de diabetes

Controlas los niveles de glucemia es un aspecto clave en cualquier tipología de diabetes, para mantener un equilibrio de la enfermedad y prevenir la aparición de problemas derivados relacionados con la salud cardiovascular.

Así, la doctora Pilar Mazón establece una diferenciación clara entre los diversos tipos de diabetes que se pueden diagnosticar:

Tipo 1: En este tipo se produce una destrucción de las células pancreáticas encargadas de sintetizar la insulina. Es decir, el organismo pierde la capacidad de producir la insulina suficiente para regular los niveles de glucemia. Suela aparecer en niños y adolescentes y los pacientes necesitan aporte exógeno de insulina durante toda su vida.

Tipo 2: Las personas con diabetes tipo 2 pueden producir insulina, pero en cantidades insuficientes para regular los niveles de glucemia en el organismo. Habitualmente aparece en adultos y se relaciona con la inactividad física, obesidad o una alimentación incorrecta.

Diabetes gestacional

También existe una tercera tipología de diabetes, conocida como diabetes gestacional, que se produce cuando se da un episodio de hiperglucemia (niveles excesivos de glucemia) durante en el embrazado. Este fenómenos se da en mujeres sin diabetes previas.

Concretamente, puede desaparecer antes de seis semanas tras dar a luz. Así, los recién nacidos de madres con diabetes pueden presentar un alto peso a nace y un mayor riesgo de tener algunas anomalías congénitas.

Las mujeres que desarrollan diabetes gestacional deben controlar ya durante toda su vida los niveles de glucemia, además de evitar la obesidad o el sedentarismo. Esto debe ser así porque tendrán un mayor riesgo de desarrollar posteriormente diabetes tipo 2.

Fuente: tododisca.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 847 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta