Cómo saber si sufres hiperglucemia si padeces diabetes

Pin It

Algunos de los síntomas que puedes sufrir si tienes alto el azúcar en sangre son náuseas, vómitos, dificultad para respirar o sequedad bucal

Para las personas con diabetes una de las cosas más importantes en su día a día es intentar controlar la ingesta de azúcar diaria. Y es que en cualquier momento pueden notar desequilibrios del azúcar en sangre tanto por falta como por exceso. La diabetes es una de las enfermedades que más puede condicionar la vida de quien la padece, pero teniendo una observación diaria se puede llegar a vivir con total normalidad.

Y es que existen muchos factores por los que puedes tener descompensación en los niveles de azúcar. Algunos pueden ser una enfermedad repentina, un golpe o una cirugía, un mal control de la diabetes, olvidar el uso de la insulina, saltarse comidas de manera intencionada, beber excesivo alcohol o consumir drogas. Todo esto puede afectar a tu organismo y podría reflejarse en sufrir un gran descontrol en el tratamiento de la diabetes.

¿Qué síntomas son los más comunes cuando se descontrola el azúcar en sangre?

Si te han diagnosticado con esta enfermedad y aún no sabes en qué momento debes estar alerta para saber cuando tus niveles están descontrolados, te dejamos algunos síntomas que pueden aparecer. Dependiendo de si tus niveles han disminuido o han aumentado estos se reflejarán en tu estado de salud de una manera u otra.

Hiperglucemia

Los síntomas más comunes si estás sufriendo un aumento repentino de los niveles de azúcar en sangre son: deshidratación o incremento de sed, sensación de orina frecuente, fatiga, náuseas y vómitos, dificultad en la respiración, dolores estomacales, mal aliento o sequedad bucal y aceleramiento del ritmo cardíaco. Todo esto puede variar según otros factores externos o diferentes problemas de salud de la persona con esta enfermedad.

En casos extremos, las personas que sufren subidas de azúcar repentinamente pueden padecer convulsiones, desvanecimiento o debilitamiento general del cuerpo. Los niveles ideales para no sufrir este tipo de descompensaciones son de 80 a 120 mg/dl en ayunas, 180 a las dos horas de haber comido y de 100 a 140 mg/dl al acostarse.

Hipoglucemia

Los síntomas para saber si estás sufriendo una bajada repentina de los niveles de azúcar en sangre más comunes son: temblores y nervios, aceleramiento del corazón, ansiedad, fatiga, malestar general del cuerpo, mareos, impedimentos en el habla y desorientación.

Coma diabético

Tanto la hiperglucemia como la hipoglucemia pueden derivar en problemas de salud muy graves si no son tratados rápida y eficazmente. En casos extremos la persona puede acabar experimentando un coma diabético. Esto es una complicación severa de los niveles de azúcar en sangre. Tu cuerpo reacciona bloqueando todas aquellas acciones que necesiten de estímulos internos. Solo pierdes el conocimiento, pero no te permite reaccionar a ningún estímulo.

Cómo bajar los niveles de azúcar si sufrimos hiperglucemia

Existen varias maneras de intentar frenar esas subidas de los niveles de azúcar repentina, algunas de ellas bastante sencillas y fáciles de poner en práctica en el día a día.

Realizar ejercicio frecuentemente

La práctica de deporte regularmente va a ayudarte mucho a evitar que sufras descontroles en el tratamiento de la diabetes. Al realizar deporte haces que tus músculos necesiten de la ayuda del azúcar para obtener energía, por lo que conseguirás regular tus niveles de azúcar.

Aumentar el consumo de fibra

Existen varios tipos de fibra, pero la que más va a ayudarte en el control del azúcar es la fibra soluble. Esta favorece los niveles más bajos de azúcar en sangre y de esta manera ayuda a controlar las descompensaciones.

Controla la cantidad de ingesta de alimentos

Una menor ingesta de calorías va a traer una pérdida de peso y una menor ingesta de grasas, por lo que el azúcar también sufrirá disminuciones si conseguimos controlar nuestra alimentación.

Controla los niveles de estrés

Hay ciertas hormonas en tu organismo, como el glucagón y el cortisol, que se liberan cuando estamos estresados. Esto hace que tus niveles de azúcar en sangre se vean aumentados.

Fuente: tododisca.com

Pin It