Descubre los efectos negativos del consumo de azúcares añadidos

A finales de la década de 1960, un grupo de la industria alimentaria llamada Fundación de la Investigación del Azúcar pagó 65,000 dólares a la Universidad de Harvard. El objetivo era contrarrestar las investigaciones que demostraban la conexión entre el azúcar y las enfermedades coronarias y culpar a las comidas grasosas.

El resultado fue que el informe publicado por dicha institución cambió la dieta americana. Mucha gente dejó de consumir estos alimentos y los sustituyó por snacks ricos en azúcar. Sin embargo, los estudios actuales demuestran los efectos negativos del azúcar en el cuerpo y en el cerebro.

A pesar de que hoy somos más conscientes del riesgo de ingerir demasiados dulces, aún quedan muchos mitos sobre el azúcar y sus efectos reales. Después de todo, pensamos que es solo un carbohidrato más y siempre ha habido azúcar en nuestra dieta. En parte es cierto, pero el problema es que llegamos a cuadriplicar la cantidad recomendada.

¿Qué ocurre con el azúcar en nuestro cuerpo?
Cuando tienes una dieta equilibrada, la presencia de glucosa le dice a tu cerebro que produzca insulina. Esta ayuda a que tu cuerpo regule los niveles de azúcar en sangre. Al mismo tiempo, permite que el azúcar entre en contacto con otras hormonas que la necesitan. En este sentido, cuando hay demasiada glucosa, la acción de la insulina comienza a resentirse. Por tanto, no se produce el balance del que hablábamos antes.

Así, la sangre está contaminada con un contenido excesivo del carbohidrato, del mismo modo que el sistema hormonal. Es de esta manera como aparece la diabetes. Por el contrario, si nos dedicamos a tomar fruta y verdura, obtendremos los niveles de glucosa deseada. Lejos de ser un problema, con una dieta equilibrada, los efectos negativos del azúcar en nuestro cuerpo y en el cerebro serán nulos. Antes bien, aportará la energía necesaria para afrontar el día.

¿Cuáles son los efectos negativos del azúcar en el cuerpo y en el cerebro?
Cuando contamos con una descompensación de azúcar en nuestro organismo, ocurrirá lo siguiente:

1. Tensión alta y enfermedades cardiacas
Cuando la sangre contiene elementos nocivos para ella, le cuesta más circular. En consecuencia, las arterias tienen que trabajar más, por lo que la tensión sube.
Para que esto suceda, el corazón tiene que latir con más fuerza. Si dicha situación se prolonga en el tiempo, es bastante probable que la presión alta se vuelva crónica. Por ende, tu corazón acabará resintiéndose.

2. Aumento de peso
Como señalábamos, los efectos negativos del azúcar en el cuerpo y en el cerebro se producen con los snacks y productos industriales. Estos tienen muchas grasas saturadas y, por tanto, muchas calorías. Comer dos o tres chocolatinas en un día podría equivaler a la cantidad de calorías que deberíamos ingerir a lo largo del toda la jornada.

3. Problemas dentales
Los dientes son huesos y estos se alimentan de la sangre. Si esta contiene demasiada glucosa, los dientes se estropearán. Además, su exposición a la misma es doble: interior, como acabamos de explicar, y exterior, cuando masticamos. Nuestra dentadura entra en contacto directo con un elemento tan nocivo como los azúcares añadidos.

4. Complicaciones en el hígado
El hígado se encarga de metabolizar el azúcar. Cuando hay un exceso, este se inflama. Los síntomas serán dolor, náuseas, ictericia y es posible que culmine en un cáncer.

5. Reduce la cantidad de dopamina en el cerebro
Es curioso, pero sucede lo mismo con los adictos a la cocaína. La dopamina es una sustancia química relacionada con la recompensa. Aparece para producir placer después de una acción. Esta es la razón por la que cuanto más azúcar consumimos, más necesitamos. Nuestra mente comienza a producir dopamina cuando comemos alimentos con este elemento, casi en exclusiva.

En este sentido, nuestra capacidad para sentir alegría disminuye y aumenta el riesgo de padecer depresión. No se trata, pues, de un carbohidrato más. Más bien, constituye uno de los más peligrosos, a menos que recurramos a la que procede de la naturaleza. Es fundamental que retiremos de nuestra dieta habitual los alimentos procesados con azúcares añadidos. Estamos hablando de la diferencia entre envenenarnos de manera paulatina o no.

Fuente: Mejor con Salud