Empieza a comer castañas

Las castañas poseen un alto contenido de energía y vitaminas que sacian rápidamente el hambre o la ansiedad; sin embargo, son tan bajas en grasa que se convierten en un ingrediente altamente recomendado para una dieta. Esta última característica se debe a que su composición es mayormente de agua, llega al 60 por ciento, hecho que la hace mucho más saludable frente a otros frutos.

También es rica en fibra, manganeso, cobre y otros nutrientes esenciales necesarios para tener una buena salud y mantener su cuerpo funcionando de la mejor manera posible. Te dejamos 5 buenas razones para consumirla:

1. Prevención y Control de la Diabetes: Muchas personas no son conscientes del importante papel que la fibra dietética puede desempeñar en la regulación, prevención y tratamiento de la diabetes. Los alimentos que son altos en fibra dietética, como las castañas, se consideran alimentos de bajo índice glucémico.

2. Salud del sistema inmunológico: La alta concentración de vitamina C y otros compuestos antioxidantes en las castañas ayudan como un impulso ideal a su sistema inmunológico. La vitamina C no solo estimula la producción de células blancas de la sangre, sino que también actúa como un antioxidante, en busca de los radicales libres en el cuerpo y su neutralización antes de que puedan causar que las células sanas muten o induzcan estrés oxidativo cerca de órganos vitales. Esto puede ayudar al sistema inmune a centrar sus esfuerzos en la prevención de enfermedades.

3. Densidad Mineral Ósea: El cobre y el magnesio no son las primeras cosas que uno piensa cuando se trata de la salud de los huesos, pero el cobre es extremadamente importante en el proceso por el cual el cuerpo absorbe el hierro, que también es crucial para el crecimiento óseo y el desarrollo. El magnesio también es muy bueno para aumentar la densidad mineral ósea, junto con una amplia variedad de otros beneficios para la salud. Con estos minerales vitales que se encuentran en las castañas, se puede prevenir o retrasar la aparición de muchas enfermedades relacionadas con la edad, como la osteoporosis.

4. Problemas digestivos: Las castañas tienen uno de los más altos contenidos de fibra dietética en el mundo de las “nueces”, lo que significa que son poderosos aliados en cualquier lucha gastrointestinal. La fibra dietética ayuda a realizar un gran trabajo de heces y estimula el movimiento peristáltico de los intestinos, regulando así las deposiciones y la prevención de la inflamación y el malestar. La fibra dietética también puede ayudar a optimizar la absorción de nutrientes, lo que significa obtener más de los alimentos que consume, y la mejora de su perfil global de nutrientes.

5. Cognición: La función del cerebro y la cognición se mejoran en un número de maneras a través del consumo de castañas. En primer lugar, estos frutos secos son ricos en las vitaminas de la familia B (por ejemplo, ácido fólico, riboflavina, tiamina) que están directamente relacionadas con el desarrollo neurológico y la función. Además, el potasio que se encuentra en castañas puede aumentar el flujo de sangre al cerebro y promover la buena salud del sistema nervioso, lo que aumenta la concentración, la retención y la memoria.

Dato

Las castañas contienen taninos, lo que puede provocar gases. Si quieres evitarlos, almacena por 10 días las castañas que hayan sido recién recogidas para que baje los niveles de taninos y el almidón se transforme en azúcares más digeribles. También las puedes consumir cocidas o asadas.

Fuente: Diario Uno