Riñones: la fruta que ayuda a limpiarlos de manera natural

Pin It

El consumo de agua colabora en el bienestar de estos dos órganos importantes para el sistema urinario

Los riñones son dos órganos importantes para el buen funcionamiento del cuerpo, porque a través de ellos, elimina toxinas a través de la orina.

La National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases explica que los riñones participan en la producción de hormonas, mismas que ayudan a regular la presión arterial, en el bienestar del sistema óseo y en la producción de glóbulos rojos.

Por esto, la Clínica Mayo asegura que el carcinoma de células renales se considera uno de los cánceres más comunes. Sus síntomas más relevantes son la pérdida de apetito, el sangrado en la orina, fiebre, debilidad y cansancio.

Cualquier persona es propensa a desarrollar este tipo de cáncer, donde 431.288 personas fueron diagnosticadas en el año 2020.

Los factores que más inciden en este problema de salud, es el consumo de tabaco, la hipertensión, la obesidad y la insuficiencia renal. Por esto, mantener un peso ideal, no fumar y regular la presión arterial reduce las probabilidades de riesgo, más no las elimina.

Entre los tratamientos más comunes para el cáncer, se conocen las cirugías acompañadas de medicamentos, todo ello supervisado por un profesional de la salud.

La fruta que ayuda a limpiar los riñones

Por lo anterior, el consumo de arándanos contribuye en el bienestar de los riñones porque tienen propiedades antioxidantes y son ricos en fibra, potasio y magnesio.

Mejor con Salud menciona que todos estos nutrientes participan en el buen funcionamiento de los riñones fortaleciendo las células de estos órganos.

Una de las maneras más fáciles de consumirlos es en jugo o al natural. Sin embargo, son ingredientes predilectos para la elaboración de tortas y otra clase de postres.

Los beneficios de los arándanos

El portal de salud, Túa Saúde, precisa que los arándanos azules son aquellos que tienen propiedades antioxidantes que no solo limpian y fortalecen los riñones, sino que participan en el mantenimiento del hígado, evitando el desarrollo de algunas afecciones.

Las principales características que se encuentran en estas pequeñas frutas es su bajo índice calórico porque se consideran diuréticos al ser ricos en agua.

Entre sus beneficios se encuentra:

  • Regular la presión arterial: esta afección consiste en la fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias, provocando daños en el corazón, por lo que el consumo de arándanos al estar compuestos de fitoquímicos colaboran en el buen flujo sanguíneo.
  • Insuficiencia renal: reduce las probabilidades de infecciones urinarias porque su efecto antimicrobiano contrarresta los daños que causa la bacteria Escherichia Coli.
  • Disminuir el colesterol: la Clínica Mayo describe el colesterol como esa sustancia cerosa que se adhiere a las paredes de las arterias, impidiendo la circulación de la sangre, que al tener antioxidantes -que eliminan los radicales libres que deterioran las células del cuerpo- reduce el colesterol LDL.

El daño renal ocasionado por diabetes

Según la Organización Mundial para la Salud (OMS), “el número de personas con diabetes pasó de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014. La prevalencia de esta enfermedad ha venido aumentando más rápidamente en los países de renta baja y mediana que en los de renta elevada”.

Esta enfermedad consiste en la no producción de insulina por parte del páncreas (diabetes tipo 1) y la resistencia de las células a ella (diabetes tipo 2). Además, algunas mujeres embarazadas desarrollan diabetes gestacional que desaparece después del parto.

Cuando esta afección no es tratada y no se llevan los debidos cuidados, puede causar insuficiencia renal, ceguera, infarto de miocardio y hasta amputación de algunas extremidades. Además, la Clínica Mayo explica que por lo menos un 50 % de los pacientes diabéticos pueden verse relacionados con enfermedades renales.

Fuente: semana.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 515 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta