¿Qué frutos secos son buenos para combatir la diabetes?

Pin It

Estos alimentos también tienen efectos positivos en la salud cerebral

Los malos hábitos, como el exceso de consumo de azúcar y de alimentos con mucho contenido de glucosa, aumentan el riesgo de tener niveles altos de azúcar en la sangre y desarrollar diabetes.

Por ello, los expertos recomiendan disminuir o eliminar la ingesta de azúcar, pues tiene muchos efectos positivos en el organismo. Según explica el portal especializado Medical News Today, su consumo excesivo está relacionado con otras enfermedades, diferentes a la diabetes:

  • Obesidad y síndrome metabólico.
  • Enfermedad cardíaca.
  • Hipertensión arterial.
  • Colesterol alto.
  • Inflamación crónica.
  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico.
  • Placa dental y caries.

Diabetes

El consumo desequilibrado de alimentos con alto contenido de azúcar puede llevar a tener niveles altos de glucosa en la sangre y desarrollar una diabetes. Ana Patricia Heredia, subdirectora de Salud Nutricional, Alimentos y Bebidas del Ministerio de Salud, señala que los azúcares refinados no deben exceder el 10 % de la ingesta. Se debe tener en cuenta que los alimentos pueden contener diferentes tipos de azúcares “de origen natural como el que ese encuentra en la miel y frutas frescas, y el azúcar refinada que se adiciona como ingrediente a las bebidas gaseosas, jugos, helados, vinos, productos de repostería y panadería, postres, mermeladas, salsa de tomate, entre muchos otros”.

La diabetes es una enfermedad crónica, que se caracteriza por la dificultad del transporte de la glucosa en el torrente sanguíneo. Para este proceso, la insulina, que es una hormona producida por el páncreas, se encarga de movilizar el azúcar en el torrente sanguíneo. En los pacientes diabéticos pueden suceder varias cosas: poca producción de insulina, resistencia a la insulina o ambas, explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Dependiendo del tipo de diabetes, el médico puede recetar medicamentos y cambios en el estilo de vida. Asimismo es importante realizar actividad física frecuentemente y llevar un control diario de la glucosa.

Los buenos hábitos alimenticios son fundamentales para regular esta enfermedad y prevenir mayores complicaciones. Según destaca el sitio web Soluciones para la Diabetes, los frutos secos son una gran alternativa para regular esta afección. “Algunos estudios, como el presentado por el doctor Cyril Kendall (et al.) de la Universidad de Toronto, afirman que el consumo de frutos secos en las personas con diabetes causa un efecto protector en la resistencia de la insulina y asegura que un consumo diario de 57 grs. mejora el control glucémico y el nivel de lípidos en sangre de las personas con diabetes del tipo 2″, detalla el portal.

Los frutos secos que se pueden incluir en la dieta para los pacientes diabéticos pueden ser: nueces, pistachos, avellanas, almendras y pipas de girasol. Estos alimentos además de ayudar a controlar la glucosa en el torrente sanguíneo también son beneficiosos para la salud cerebral.

Tipos de diabetes

  • Diabetes tipo 1: este tipo de diabetes es la menos común. Se puede presentar en cualquier edad, pero la suelen padecer, por lo general, niños, adolescentes o adultos jóvenes. Se caracteriza por una producción deficiente de insulina, el cuerpo no produce o produce en cantidades mínimas.
  • Diabetes tipo 2: este tipo de diabetes es el más común. Por lo general, se presenta en la edad adulta (sobrepeso), sin embargo, en la actualidad se presenta cada vez más en los niños. En esta enfermedad el cuerpo es resistente a la insulina y no la usa como debería.
  • Diabetes gestacional: este tipo de diabetes aparece en el embarazo. Esta enfermedad aumenta el riesgo de que se presenten complicaciones en parto. Al mismo tiempo de que la madre y el hijo presenten diabetes de tipo 2 en un futuro.

Fuente: semana.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 578 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta