Contra diabetes, deporte y comida

Pin It

Un buen hábito alimenticio y la inclusión de actividades físicas, son clave para disminuir el riesgo a desarrollar diabetes tipo 2, la conocida prediabetes o resistencia a la insulina, con ello aún está en nuestras manos el poder prevenir el desarrollo de la enfermedad, coincidieron las nutriólogas Mildred Alejandra López Olaiz y Tirsa García Romero.

“En caso de ser diagnosticados con diabetes tipo 2, el tratamiento nutricional es exactamente el mismo que cuando tenemos prediabetes/resistencia a la insulina, la única diferencia es que ya no será para prevenir, sino para controlar”, precisó López Olaiz.

Prevenir complicaciones

Aunque admitió que actualmente no existe prevención para la diabetes tipo 1, existen distintos enfoques terapéuticos para prevenir las complicaciones y muerte temprana a causa de la enfermedad. La diabetes tipo 2 por otro lado es prevenible, pero una vez que se desarrolla no hay marcha atrás, y como la diabetes tipo 1 no se tiene a la fecha cura para la enfermedad.

“Cuando acudimos al médico y nos dice que tenemos un riesgo a desarrollar diabetes tipo 2, aún tenemos en nuestras manos el poder de prevenirla. En caso de ser diagnosticados con diabetes tipo 2 el tratamiento nutricional es exactamente el mismo que cuando tenemos prediabetes/resistencia a la insulina, la única diferencia es que ya no será para prevenir, sino para controlar la enfermedad ya desarrollada”, dijo.

Enfatizó que es importante ir de la mano del endocrinólogo y el nutriólogo para tener un adecuado control en cualquier de los casos. Destacó que para prevenir la diabetes se deben consumir alimentos altos en fibra, ya que ayuda a que se absorba una menor cantidad de azúcar de los alimentos, previniendo que se eleven mucho los niveles de glucosa en sangre y ayudando a que el páncreas no trabaje de más para producir mucha insulina.

“Debemos evitar los alimentos altos en azúcares añadidos: productos empaquetados, salsas industrializadas, bollería, pan dulce, refrescos, dulces, cereales azucarados, jugos naturales y empaquetado, pasteles, bebidas altas en azúcar, entre otros”, dijo.

Comidas con horario

A su vez, la especialista en nutrición para diabéticos de la Unidad de Medicina Familiar 64 del IMSS, Tirsa García Romero, enfatizó que, en primer lugar tendríamos que entender la importancia sobre mejorar los hábitos tanto de la alimentación como de actividad física, que ayuda a tener un número óptimo de glucosa y que no desencadenemos en una diabetes, es decir, menor de cien miligramos sobre decilitros en ayunas.

“Hay que equilibrar los tiempos de comida. Hay quienes comen una o dos veces al día, hay que empezar comiendo 3 veces al día, de manera más adecuada donde haya cantidad suficiente de vegetales, más verduras que frutas, suficie00nte hidratos de carbono, cereales donde están tortilla, pan, galleta, sopa de pasta, no está prohibido es simplemente aprender a comer por raciones”, dijo.

En ambos casos –prediabéticos y diabéticos— insistió en que se debe cuidar las proteínas, frijoles, lentejas que son de origen vegetal que también aportan carbohidratos y, por otro lado, lo de origen animal como carne, huevo, pollo, pescado en menor cantidad a los otros dos grupos para que sea equilibrado.

“Cuidar los horarios de alimentación para que la glucosa se mantenga estable, preferir alimentos bajos de grasa desde los lácteos hasta las carnes, cocciones menos grasosas, incluir el ejercicio, es importante”, dijo.

EL DATO:

Los grupos de alimentos que contienen carbohidratos que se convierten en glucosa son: Cereales y tubérculos, azúcares, frutas, leche, yogurt y leguminosas.

OTRAS RECOMENDACIONES:

  • Realizar por lo menos 30 minutos de ejercicio al día para que la glucosa (azúcar) pueda entrar de forma correcta en nuestras células y producir energía, evitando se quede en sangre.
  • Evitar estar comiendo todo el día. De preferencia realizar 5 comidas al día y mínimo 3 en horarios establecidos.
  • Mantener nuestro peso en rangos saludables, así como nuestro porcentaje de grasa.
  • Evitar alimentos altos en grasas saturadas o fritos.
  • No fumar o consumir alcohol.
  • Tomar más de 1.5 litros de agua natural al día.
  • Consumir alimentos ricos en vitaminas y minerales como las frutas y verduras.
  • Incluir de todos los grupos de alimentos: Proteínas, carbohidratos y grasas.

Fuente: diarioelmundo.com.mx

Pin It

Quien está en línea

Hay 420 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta