Las mejores horas del día para comer, según la ciencia

Pin It

Para mantener un patrón saludable es importante identificar las mejores horas del día para alimentarte

Es natural que a medida que vamos creciendo sintamos la curiosidad de saber qué alimentos y en qué horarios debemos consumirlos para mejorar nuestra salud física y controlar ciertas enfermedades. Especialistas en el área de nutrición recomiendan que debemos comer siempre, pero sin abusar, no saltar las comidas y siempre estar atentos a la composición nutricional de los alimentos.

El horario para comer es importante, porque así el cuerpo y el metabolismo pueden realizar el proceso para digerir y transformar los alimentos en nutrientes esenciales para el organismo.

La ciencia ha demostrado que establecer la mejor hora del día para comer puede ser una estrategia para combatir la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiacas y la obesidad.

Habituarnos a un horario específico para comer forma parte de un estilo de vida saludable. El cuerpo tiene un sistema de cronómetros biológicos en todas las células que controlan los horarios para dormir, liberar hormonas, para la función cardiaca e incluso para el mismo hecho de comer, cuenta el portal Mejor con Salud.

La primera comida del día

Recuerda que al desayunar rompemos al menos 10 horas de un ayuno prolongado durante las horas de sueño. Un grupo de expertos asegura que al desayunar entramos en la fase activa que sucede cuando el cronómetro biológico del cuerpo se enciende con la primera comida y es más eficiente para digerir, absorber y metabolizar los alimentos en horas más tempranas del día.

Se recomienda desayunar por lo menos una hora después de levantarse e incluir proteínas, lácteos, cereales integrales, frutas frescas y grasas saludables.

Debes asegurarte de comer entre las seis y diez de la mañana; este es el tiempo ideal para ayudarte a preparar la próxima comida, unas horas después.

Y llega la hora del almuerzo...

Los médicos recomiendan seguir una rutina para el horario del almuerzo. Una investigación confirma que almorzar fuera del horario establecido en el reloj biológico favorece la obesidad. El comer después de las 15:00 dificulta la pérdida de peso, estableciendo que la mejor hora para hacerlo está entre las 12:30 y las 13:30.

Además, la diferencia de horas entre el almuerzo y el desayuno debe estar en el orden de las 4-5 horas. En caso de no poder hacerlo, entonces hay que incluir un refrigerio rico en proteínas y carbohidratos. Con esto evitamos hambre en exceso al momento del almuerzo.

No olvidemos la cena o merienda

En la revista International Journal of Obesity nos recuerdan que la capacidad del cuerpo para regular el azúcar en la sangre se vuelve más lenta en el horario nocturno. De allí que las personas que trabajan en turnos de noche suban más rápido de peso o sufran de diabetes con mayor prevalencia.

Las horas óptimas para la cena oscilan entre las 18:30 y las 19:00. Al cenar entre estas horas se dará tiempo al cuerpo a que se concentre en descansar y renovar sus tejidos, en vez de digerir una comida copiosa.

Además, se recomienda cenar entre cuatro y cinco horas después del almuerzo, sin embargo, para no ser tan estrictos con el horario, como mínimo debemos cenar unas dos horas antes de dormir y ayudar así al proceso digestivo. La calidad y cantidad de comida también es importante, ya que si está muy llena de grasas y carbohidratos podría predisponer a una ganancia de peso.

Evidentemente escuchar la frase desayunar como rey, almorzar como príncipe y cenar como mendigo conjuga perfectamente esta sabia manera de comer.

Fuente: eluniverso.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 214 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta