Warning: strlen() expects parameter 1 to be string, array given in /home/vivecond/public_html/plugins/system/headtag/tagparser.php on line 55

La bebida vegetal que protege del hígado graso

Pin It

La combinación de extracto de té verde y ejercicio en ratones redujo la gravedad de la enfermedad relacionada con la obesidad

La combinación de extracto de té verde y ejercicio en ratones alimentos con una dieta alta en grasas redujo la gravedad de la enfermedad de hígado graso relacionado con la obesidad en un 75%, según los investigadores de Penn State, cuyo estudio reciente puede apuntar a una posible estrategia de salud para las personas.

El resultado es importante, asegura Joshua Lambert, profesor asociado de ciencias de los alimentos, porque la enfermedad del hígado graso no alcohólico es un problema de salud global significativo que se espera que empeore. Debido a la alta prevalencia de factores de riesgo como la obesidad y la diabetes tipo 2, se pronostica que la enfermedad del hígado graso afectará a más de 100 millones de personas en 2030. Y actualmente no hay terapias validadas para la enfermedad.

En el estudio, se encontró que los ratones alimentados con una dieta alta en grasas durante 16 semanas, que consumieron extracto de té verde y se ejercitaron regularmente corriendo sobre una rueda, tenían solo una cuarta parte de los depósitos de lípidos en sus hígados en comparación con los que se ven en los hígados de un grupo control de ratones. Los ratones que fueron tratados solo con extracto de té verde o ejercicio solo tenían aproximadamente la mitad de grasa en sus hígados que el grupo de control.

Además de analizar los tejidos hepáticos de ratones en el estudio, que se publicó recientemente en «Journal of Nutritional Biochemistry», los investigadores también midieron el contenido de proteínas y grasas en sus heces. Descubrieron que los ratones que consumieron extracto de té verde y practicaron ejercicios tenían niveles más altos de lípidos y proteínas fecales.

«Al examinar los hígados de estos ratones después de que concluyó el estudio y al chequear sus heces durante la investigación, vimos que los que consumieron extracto de té verde y se ejercitaron en realidad estaban procesando nutrientes de manera diferente: sus cuerpos manipulaban los alimentos de manera diferente», explica Lambert.

«Creemos que los polifenoles en el té verde interactúan con las enzimas digestivas secretadas en el intestino delgado e inhiben parcialmente la descomposición de los carbohidratos, grasas y proteínas en los alimentos», agrega. «Entonces, si un ratón no digiere la grasa en su dieta, esa grasa y las calorías asociadas con ella pasan a través del sistema digestivo del ratón, y una cierta cantidad termina saliendo en sus heces», concluye.

Lambert señala que puede ser significativo que los ratones tratados con extracto de té verde y ejercicio tengan una mayor expresión de genes relacionados con la formación de nuevas mitocondrias. Esa expresión génica es importante, dijo, porque proporciona marcadores que ayudarán a los investigadores a comprender el mecanismo por el cual los polifenoles del té verde y el ejercicio podrían trabajar juntos para mitigar los depósitos de hígado graso.

«Medimos la expresión de genes que sabemos que están relacionados con el metabolismo energético y juegan un papel importante en la utilización de la energía. En los ratones que recibieron el tratamiento combinado, vimos un aumento en la expresión de genes que no estaban antes de consumir el extracto de té verde y hacer ejercicio», afirma.

Se necesita más investigación para ver si existe una sinergia creada por el extracto de té verde y el ejercicio trabajando juntos para reducir la grasa depositada en el hígado, o si los efectos son simplemente aditivos, señaló Lambert. Su grupo de investigación en la Facultad de Ciencias Agrícolas durante 12 años ha estudiado los beneficios para la salud de los polifenoles (antioxidantes) del té verde, el cacao, el aguacate y otras fuentes.

En investigaciones relacionadas anteriores, Lambert y sus colegas demostraron que el extracto de té verde y el ejercicio juntos redujeron drásticamente la masa corporal y mejoraron la salud cardiovascular de los ratones alimentados con un alto contenido de grasa. Pero debido a que no se han llevado a cabo ensayos en humanos que evalúen los beneficios y riesgos para la salud del té verde combinado con ejercicio, él recomienda precaución a las personas que deciden experimentar con la estrategia de salud por su cuenta. «Creo que realizar más actividad física, y reemplazar las bebidas altas en calorías por té verde descafeinado y sin azúcar, que no tiene calorías, es un movimiento inteligente. La combinación de ambos podría tener beneficios para la salud de las personas, pero aún no tenemos los datos clínicos», advierte.

Fuente: ABC

Pin It