10 enfermedades ocultas tras el sangrado de encías

Pin It

La salud de la boca puede decir mucho de nuestra salud en general y el sangrado de encías es en muchos casos, la primera señal de una enfermedad. Si te sangran las encías con frecuencia no lo pases por alto, podría ocultar algo más, desde gingivitis hasta diabetes.

Los médicos recomiendan explorar la boca todos los días, para detectar cualquier anomalía y atenderla de inmediato.

Sangrado de encías

El sangrado de encías es una reacción inflamatoria de la encía y es reversible pero aquel sangrado que no se quieta, en ningún caso es normal y puede ser señal de un padecimiento que desconoces.

De acuerdo a la American Dental Association, son muchas las razones por las que sangran las encías. En algunos casos, las encías sangrantes pueden ser síntomas de una gingivitis.

La gingivitis o inflamación de las encías es la fase inicial de la enfermedad periodontal y es la más fácil de tratar. La causa directa de este problema es la placa, es decir, la capa de bacterias fina, pegajosa y sin color que se forma constantemente en los dientes y encías.

Tener prótesis dentales mal ajustadas, cepillarse los dientes con demasiada fuerza o usar mal el hilo dental también podría ser causa del sangrado de encías.

Sin embargo, cuando el sangrado es frecuente y no desaparece podría ser señal de los siguientes problemas de salud:

Trastornos hemorrágicos

Infección en los dientes y encías

Fumar o beber alcohol en exceso

Defensas bajas

Malnutrición

Estrés

Cambios hormonales, especialmente en el embarazo

Deficiencia de vitamina K, que interviene en la coagulación de la sangre

Diabetes

Leucemia o cáncer en la sangre

Cuando las encías sangran constantemente o lo suficiente como para preocuparte, debes acudir con un odontólogo o médico ya que podría ser indicio de alguno de estos problemas.

Para mejorar el sangrado de encías debes mantener una correcta higiene de tus dientes. Te sugerimos también masticar alimentos crudos con frecuencia, como frutas con cáscara, ya que favorecen la salud de las encías y los dientes.

Recuerda cepillarte los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental y visitar al dentista con regularidad.

Pin It