8 beneficios del helado natural

La calidad de un helado debe medirse tanto por sus ingredientes como por su proceso de elaboración. Si hablamos de helado natural, hablamos de calidad, de un helado elaborado con leche, nata, frutas, chocolate, etc., materias primas de alta calidad y no polvos o concentrados industriales. Se trata de un alimento muy valorable desde el punto de vista nutricional, gracias a la riqueza de sus ingredientes.

Con la ayuda de Hokey Pops, la fusión mexicoitaliana de helados gourmet, hemos analizado los beneficios del helado para la salud, con el fin de eliminar los prejuicios sobre él y para que este verano disfrutes al máximo consumiéndolo, mientras cuidas la alimentación.

  1. Los helados aportan una gran cantidad de calcio: una ración normal de helado hecho con una base láctea (yogur o leche) cubre hasta el 15% del calcio diario que nuestro cuerpo necesita.
  2. Las proteínas mayoritarias en los helados son las albúminas y las globulinas. Las proteínas tienen una función estabilizadora en el helado e intervienen en el organismo a la hora de formar todas las estructuras, además de realizar labores de defensa y de regulación de funciones metabólicas. Los helados poseen las proteínas y vitaminas de la leche y del yogur, por lo tanto, pueden ser un postre o merienda muy completa, especialmente para niños, enfermos o ancianos que no gozan de un buen apetito
  3. Los azúcares que contiene el helado proporcionan gran cantidad de energía al cuerpo, también puede emplearse la miel o el jarabe de glucosa en su elaboración. Asimismo, los azúcares aportan al helado un sabor agradable, fijando sus aromas y dándole consistencia. Los azúcares son hidratos de carbono de absorción rápida, por lo que proporcionan energía al organismo de manera instantánea.
  4. Los helados elaborados de manera artesanal contienen solamente un 6% de grasa en su composición.
  5. Los helados contribuyen a la hidratación, combaten la sequedad de las vías respiratorias, facilitan la digestión y crean una sensación de bienestar a quien lo consume. Todas estas características hacen del helado un producto muy adaptable a cualquier edad, dieta y ¿por qué no? época del año.
  6. Las personas con diabetes y las que quieren vigilar su peso pueden consumir helados eligiendo la versión light. Éstas suelen llevar edulcorantes no calóricos por lo que, con moderación, pueden ser consumidos sin problema.
  7. En cuanto a los helados en formato sorbete, tienen otras cualidades diferentes al helado en sí, basadas en el porcentaje de frutas que contienen, siendo su contribución al cuerpo energética y refrescante.
  8. Los helados y granizados son una excelente opción para reducir las molestias ocasionadas por enfermedades como la amigdalitis, ya que disminuyen la inflamación, ayudando a su vez a controlar el dolor.

Fuente: Europa Press