Estos ejercicios te ayudan a bajar el colesterol

Pin It

Según la Fundación Española del Corazón, el ejercicio aeróbico, unido a una dieta saludable baja en grasa, es el más indicado para disminuir los niveles de colesterol (y de glucosa) en sangre, además de reducir la presión arterial. Si sufres de colesterol alto, o quieres evitar aumentar los niveles que tienes a día de hoy, es fundamental que comiences a realizar algún deporte.  A continuación te proponemos una serie de ejercicios que, practicados con regularidad, han demostrado mantener a raya el colesterol.

Caminar con regularidad

Es un excelente ejercicio para disminuir nuestros niveles de colesterol. Pero para que resulte efectivo debes seguir ciertas pautas como, por ejemplo, mantener un ritmo intenso de caminata que te permita alcanzar, al menos, las 120 pulsaciones por minuto. Tampoco debes interrumpir el ejercicio. De hecho, debes caminar de forma continuada durante un mínimo de 30 minutos, porque es a partir de ese momento cuando tu cuerpo empieza a quemar grasa. Y, a ser posible, un mínimo de tres días por semana. Lo mejor de este ejercicio es que es apto para todas las personas, sea cual sea su condición física.

Súmate a la fiebre del 'running'

Es indiscutible, correr está de moda y es perfecto para ti si andar te resulta demasiado monótono y lo que buscas es un ejercicio aeróbico de alto intensidad. Pero tampoco es necesario que realices grandes carreras para que tu colesterol comience bajar: el tiempo lo decides tú. Puedes empezar con 10 minutos al día si no estás acostumbrada a correr e ir incrementando el ritmo de forma progresiva. Lo que sí es importante es que consigas unas zapatillas que tengan buena sujeción y se adapten a tu pisada, y que procures vestir con tejidos ligeros y transpirables.

Practicar la natación

Frente a caminar, que es un ejercicio aeróbico de baja intensidad, la natación conlleva un mayor gasto calórico, por lo que con menos tiempo de ejercicio al día podremos obtener antes buenos resultados en nuestros niveles de colesterol. Además, nadar ayuda a la circulación de la sangre, especialmente la de las piernas, como consecuencia de las contracciones y descontracciones musculares que se producen al realizar los diferentes tipos de patada.

Lo más importante para que la natación sea efectiva es que seamos capaces de mantener el tiempo necesario el esfuerzo físico, y para lograrlo es necesario tener una buena técnica. Si, además, tienes algún problema de cervicales o lumbares, es conveniente que hables con un profesional para que te indique qué estilos son los más adecuados para ti.

Sácale partido al gimnasio

Los gimnasios te ofrecen numerosas actividades aeróbicas, imprescindibles para quemar grasa y disminuir los niveles de colesterol, como el spinning. También cuentan con cintas para correr, bicicletas elípticas, etc. Pero, además, puedes realizar ejercicios de fuerza y resistencia con pesas y máquinas, que pondrán tus músculos en funcionamiento, activarán tu metabolismo y también ayudarán a que tu cuerpo queme la grasa que le sobre. Si ya realizas ejercicio aeróbico fuera del gimnasio, con 30 minutos al día, tres veces por semana, tienes suficiente.

Ponte a bailar

Además de ser una actividad divertida, el baile es un ejercicio excelente para mejorar nuestra salud cardiovascular , perder peso, y aumentar nuestra potencia aeróbica. El baile nos da energía, nos mantiene activos, y mejora nuestro equilibrio y agilidad. Existen tantas modalidades, que seguro que encuentras, al menos, una que te guste: zumba, salsa, rumba, jazz, bachata, contemporánea… todas son igualmente eficaces para mejorar tu salud.

Fuente: Yahoo

Pin It