Pyme obtiene fármaco contra la diabetes

Pin It

El medicamento, que aún no tiene nombre comercial, correrá ya los últimos procesos de confirmación científica. Los resultados de este desarrollo farmacéutico mexicano son muy optimistas, ya que permitiría a quienes han sido diagnosticados con diabetes mantener sus niveles de glucosa en la sangre sin que haya desviaciones atenten contra el buen funcionamiento de su organismo.

No será un medicamento que prevenga, que cure o que evite la diabetes, sino que una vez contraída la enfermedad mantenga la glucosa en niveles normales. Por el momento las moléculas son identificadas como CIFILO 1 y CIFILO MGM. Una de ellas tiene como misión llevar el componente activo hasta las células y la segunda optimiza la producción de insulina y garantiza que el exceso de glucosa no atente contra otros tejidos y ocasione el deterioro crónico y progresivo del enfermo.

El asunto ha sido coordinado por el ingeniero en bioquímica Arturo Rodríguez Jacob y llevan tres años en la tarea que ahora atraviesa los tramos últimos necesarios para poder pensar en que el medicamento llegue a las farmacias mexicanas o mundiales. En el extremo optimista se cree que el asunto pudiera concretarse en beneficio de los enfermos que mantienen a México como el sexto lugar mundial por el número de personas con diabetes en su población dentro de dos años, si es que la industria farmacéutica mundial no acaba haciéndole la guerra a este fármaco.

El equipo contempló que varios profesionales de la salud y científicos e investigadores participarán en el largo proceso de la obtención de la molécula derivada de la herbolaria, aunque el producto no puede ser considerado como un medicamento de esa índole. Hasta el momento el medicamento, cuyas moléculas han sido registradas ante el IMPI y superado las pruebas de estabilidad y funcionalidad requeridas por la industria farmacéutica, su aporte y cambios en el organismo enfermo, se encuentra en la parte final de las pruebas de seguridad y eficacia que son exigidas por los parámetros de la clínica internacional.

Participaron en el desarrollo de este fármaco institutos de salud del sector público, científicos e investigadores de la UNAM, la Secretaría de Ciencia y Tecnología e investigadores privados. El fármaco, que para completar su proceso de desarrollo recibió el apoyo del Gobierno de la capital del país, es considerado por los especialistas como un gran avance en el combate a las consecuencias de la enfermedad.

Los estados últimos de los pacientes con diabetes son particularmente penosos. Un medicamento que mantenga a raya a la glucosa, con el apoyo de una alimentación correcta y del ejercicio que se aconseja siempre, permite mejorar sensiblemente la condición física del paciente y, sobre todo, significa una importante descarga de la presión financiera que este padecimiento impone sobre las finanzas públicas y los organismos vinculados con la salud del sector público.

Una vez que se tengan los resultados de las últimas pruebas que están en turno, de seguridad y eficacia, el fármaco será turnado hacia la Cofepris para su valoración, se procederá al registro correspondiente y se lanzará el producto al mercado. La coordinación general del trabajo científico corrió por cuenta del Ingeniero Arturo Rodríguez Jacob (foto), fundador y CEO del Infinite Clinical Research, ICR, empresa mexicana de investigación y desarrollo de medicamentos y de moléculas al servicio de una mejor salud y del avance de la investigación vinculada con ella.

Fuente: El Financiero / Eduardo Torreblanca

Pin It