¿Sabes cómo influye la tiroides en la aparición de diabetes tipo 2?

Quizás no habías pensado que la tiroides…¡Sí! Esa importante glándula en forma de mariposa ubicada en tu cuello justo arriba de la clavícula, y que regula la producción de muchas hormonas importantes en tu cuerpo, también influye de manera clave en el desarrollo de la diabetes, específicamente en la del tipo 2. Pero, ¿cómo ocurre esto?

Pues la respuesta la tiene un estudio reciente, el cual reporta que las personas con una tiroides hipoactiva, también conocida como hipotiroidismo, tienen mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, pese a que sus niveles de hormonas tiroideas se mantengan dentro del rango normal.

De acuerdo con los investigadores del Centro Médico Erasmus, en Róterdam, Holanda, las hormonas tiroideas son esenciales para la regulación del metabolismo, que es la conversión de la comida en energía o grasa. Sin embargo, una glándula tiroides hipoactiva hace que el metabolismo se vuelva más lento, y eso puede propiciar el aumento de peso, dijeron los científicos.

Estudios previos sugieren que el hipotiroidismo está vinculado con una sensibilidad más baja a la insulina, un precursor de la diabetes tipo 2. En el nuevo trabajo que tuvo ocho años de duración, un equipo a cargo del doctor Layal Chaker, del citado centro, dio seguimiento a casi 8,500 personas con una edad promedio de 65 años.

A todos los participantes se les practicó un análisis de sangre para medir sus niveles de azúcar sanguínea, así como su función tiroidea. Se les volvió a evaluar tras pocos años para revisar el inicio de la diabetes tipo 2. Además, se revisaron los expedientes médicos de cada participante.

Después de casi ocho años, 1,100 de los participantes desarrollaron prediabetes, unos niveles de azúcar en sangre ligeramente elevados, y 798 desarrollaron diabetes por completo.

El equipo de Chaker descubrió que una función tiroidea baja incrementaba el riesgo de diabetes tipo 2 en un 13 por ciento. Las personas que tenían una tiroides hipoactiva y prediabetes mostraron un riesgo incluso mayor de avanzar hacia la diabetes tipo 2 (40 por ciento más alto en ese grupo).

No obstante, el estudio solo encontró una asociación entre el hipotiroidismo y la diabetes, mas no pudo probar causalidad. “Estos hallazgos sugieren que debemos considerar evaluar una función tiroidea baja en las personas con prediabetes”, aseguró Chaker. Los resultados fueron presentados en la reunión anual de la Sociedad Endocrina, en Boston.

“Encontramos sorprendente que incluso las personas cuya función tiroidea estaba en el rango normal bajo tenían un mayor riesgo de diabetes”, refirió Chaker. “Los estudios futuros deben investigar si evaluar y tratar el hipotiroidismo subclínico [una función tiroidea levemente baja] es benéfico en los sujetos en riesgo de desarrollar diabetes”.

Por su parte, la doctora Minisha Sood, directora de pacientes internos con diabetes del Hospital Lenox Hill, en Nueva York, y ajena al estudio, comentó: “Hay ciertas evidencias que muestran que una función tiroidea baja puede aumentar la resistencia a la insulina […] La mayoría de endocrinólogos evalúan la enfermedad de la tiroides en los pacientes con prediabetes y diabetes, porque se sabe que la enfermedad de la tiroides es más prevalente en esas poblaciones”.

Fuente: Health Library