Reprogramación de células para luchar contra la diabetes

Pin It

Durante años, la comunidad científica ha estado buscando una manera de tratar a los diabéticos mediante la reactivación de sus células beta, productoras de insulina, pero estos intentos han cosechado un éxito bastante limitado. La "reprogramación" de células alfa, a fin de hacerlas desempeñar el trabajo de las células beta, podría ofrecer en el futuro un nuevo enfoque complementario para el tratamiento de la diabetes tipo 2.

En una nueva investigación, el equipo de Klaus H. Kaestner, profesor de genética en la Universidad de Pensilvania en la ciudad de Filadelfia, Estados Unidos, ha comprobado que la aplicación a células humanas y de ratón de un tratamiento con compuestos que modifican un material clave del núcleo de la célula, la cromatina, indujo, en los experimentos, la expresión en células alfa de genes de células beta.

Teniendo en cuenta que las personas con diabetes tipo 2 no sólo carecen de insulina, sino también producen demasiado glucagón, un tratamiento como el probado en los experimentos aportaría a esos pacientes dos acciones benéficas en una: tendrían más células beta productoras de insulina, y menos células alfa productoras de glucagón.

Tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 son causadas por una cantidad insuficiente de células beta productoras de insulina. En teoría, el trasplante de células beta sanas (para los aquejados de diabetes tipo 1, y en combinación con inmunosupresión para controlar la autoinmunidad) debe poder detener la enfermedad, pero los investigadores aún no han sido capaces de generar estas células en el laboratorio con la eficiencia necesaria, ya sea a partir de células madre embrionarias, o por reprogramación de células maduras.

Las células alfa son otro tipo de célula endocrina del páncreas. Son responsables de la síntesis y secreción de glucagón, una hormona peptídica que eleva los niveles de glucosa en sangre.

En la investigación han trabajado también Nuria C. Bramswig, Logan Everett, Jonathan Schug, Chengyang Liu, Yanping Luo, y Ali Naji, de la Universidad de Pensilvania, así como Markus Grompe, Craig Dorrell y Philip R. Streeter, de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, también en Estados Unidos.

Fuente: Noticias de la Ciencia y la Tecnología

Pin It