La vitamina D, ¿reduce el riesgo de enfermedades respiratorias?

Recientemente fueron reveladas pruebas preliminares de que consumir cantidades adecuadas de vitamina D podría ayudar a reducir las tasas de infecciones respiratorias.

Dichas infecciones incluyen resfriados, bronquitis y neumonía, reportó un equipo de investigadores.

En una revisión de ensayos anteriores de personas que tomaron suplementos de vitamina D, expertos de la Universidad Queen Mary, en Londres, encontraron que esta suplementación se vinculaba con una reducción del 12 por ciento en la proporción de personas que tenían una “infección respiratoria aguda”.

Los científicos dijeron que sus hallazgos “apoyan la introducción de medidas de salud pública como la fortificación de alimentos, para mejorar el estado de la vitamina D en entornos donde la deficiencia profunda de ésta es común“.

El equipo de estudio fue dirigido por Adrian Martineau, del Centro de Atención Primaria y Salud Pública de Queen Mary. Los investigadores revisaron datos de 25 estudios sobre suplementos de vitamina D. Más de 11,000 adultos y niños participaron en los estudios.

La revisión encontró una asociación entre tomar suplementos de vitamina D y una menor probabilidad de desarrollar una infección respiratoria, pero no un vínculo de causa y efecto.

La reducción del 12 por ciento significó que 33 personas necesitarían tomar suplementos de vitamina D para prevenir una infección aguda de las vías respiratorias. El beneficio de los suplementos fue mayor entre las personas que tomaron diariamente o semanalmente vitamina D sin dosis adicionales grandes, mencionó el estudio.

El efecto protector de los suplementos de vitamina D fue más fuerte para aquellos con deficiencia grave de vitamina D. En este grupo, sólo cuatro personas necesitarían tomar suplementos de vitamina D para prevenir una infección respiratoria aguda, indicaron los investigadores.

Pero no todos estuvieron de acuerdo con los autores de la revisión, publicada en la revista BMJ.

Los resultados no son concluyentes y deben confirmarse en ensayos clínicos cuidadosamente controlados, destacaron Mark Bolland, de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda, y Alison Avenell, de la Universidad de Aberdeen en Escocia, quienes escribieron sus comentarios en un editorial acompañante de la revista.

“La evidencia actual no apoya el uso de suplementos de vitamina D para prevenir enfermedades, a excepción de aquellos con alto riesgo de osteomalacia [huesos débiles y músculos debido a niveles bajos de vitamina D en la sangre]”, escribieron Bolland y Avenell.

Fuente: Health Library