Jarabe de agave, un endulzante para la diabetes

El jarabe de agave se obtiene de la planta del tequilana weber variedad azul, la cual contiene inulina, una fibra soluble con alto contenido de fructooligosacáridos (fructuosa) que la convierten en un excelente prebiótico que ayuda al crecimiento de la flora intestinal y a evitar enfermedades del colon.

Además, a diferencia de otros edulcorantes, se asimila lentamente en el cuerpo sin afectar con brusquedad los niveles de glucosa en la sangre, por lo que puede ser consumida por personas diabéticas.

Ahondando en el impacto del jarabe de agave en este padecimiento, Manuel Cruz González, director general de Nekutli, empresa que se dedica a la fabricación de este producto, explicó que el índice glucémico de los edulcorantes mide la cantidad de carbohidratos entre similares que toma como punto de partida la glucosa (con un valor de 100 puntos), de manera que aquellos con un valor por arriba de 55 pueden aumentar más fácilmente los niveles de glucosa en la sangre.

“La fructuosa del agave sólo llega a los 20 puntos, que es mucho menor al puntaje del azúcar o de la miel, por lo que es el producto más recomendable”, señaló Cruz González.

En cuanto a la inulina, entre otros beneficios se destacan que ayuda a bajar los niveles de colesterol en sangre e inhibe la acumulación de triglicéridos en el hígado; mejora la absorción de calcio, magnesio, fósforo y otros minerales, reduciendo así el riesgo de aterosclerosis; además es recomendable para niños y adolescentes porque ayuda a aumentar el calcio, por la misma razón es conveniente para mujeres embarazadas y personas mayores.

Manuel Cruz destacó que este jarabe es ideal para endulzar frutas, licuados, jugos, aguas naturales, o cualquier bebida que requiera un dulce sabor sin perder la esencia de la bebida original; se pueden bañar hot cakes, pan francés y cualquier tipo de panes en el desayuno o la cena.

“Incluso en la industria panificadora puede funcionar como endulzante disminuyendo costos de producción”, refirió.

Asimismo, con sólo unas cuantas gotas se pueden endulzar cafés, tés o infusiones, y permite crear aderezos para ensaladas, vinagretas y marinadas, además es un excelente caramelo para los niños.

Desde su fundación en 2002, Nekutli ha tenido el propósito de abrir más alternativas a este cultivo, y a lo largo de este lapso ha participado con la Coordinación de Tecnologías de Alimentos de FUMEC, para comercializar e internacionalizar exitosamente sus productos.

Añadió que el jarabe de agave se comercializa en presentaciones de 600 gramos. Además no emplean ningún tipo de conservador, endulzante o colorante artificial, por lo que cuenta con certificación orgánica y como producto apto para el consumo de personas con diabetes. (Agencia ID)