El 50 por ciento de los casos de diabetes tipo II no están diagnosticados

Pin It

La diabetes ha dado la cara hace muchos años, pero los profesionales sanitarios todavía se encuentran con  pacientes con la enfermedad muy avanzada y sin diagnosticar. Amparo Marco Martínez, doctora del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Virgen de la Salud, apunta que alrededor del 13 por ciento de la población sufre diabetes de tipo II, la que no es autoinmune, pero lo más curioso es que el 50 por ciento de los diabéticos no están diagnosticados. Estas cifras indican la aparición de nuevos casos con asiduidad en todos los grupos de edades a pesar de que esta patología comienza alrededor de los 30 años, ya que la diabetes de niños y adolescentes suele estar relacionada con un origen genético.

 

«La diabetes en las fases iniciales no produce síntomas, sólo se observa a nivel de analítica», explica la doctora, así que la enfermedad progresa sin que los afectados se den cuenta y acuden a consulta con una diabetes bastante avanzada, con lo que muchos se ven obligados a tratarse con insulina.

Si bien, los nuevos tratamientos disponibles están ofreciendo «bastante ventajas» a los pacientes, puesto que sirven para controlar la enfermedad y sus síntomas y apuntan efectos favorables sobre el peso. Amparo Marco reconoce que estos fármacos inyectables, que se administran con comodidad, ayudan también a evitar hipoglucemias.

La prevención y los buenos hábitos son muy importantes para evitar o retrasar la enfermedad. Pero también es necesario el ejercicio físico, una asignatura pendiente para buena parte de los pacientes y para la población en general. «Suelo decir siempre que cuando yo era pequeña no había mando a distancia y había que levantarse para cambiar de canal y encender y apagar la televisión», comenta Amparo Marco para incidir en el sedentarismo y en los estilos de vida poco saludables.

Dieta mediterránea. La doctora insiste en que una alimentación rica, variada y saludable ayuda a prevenir la aparición de la diabetes tipo II. En este caso, recuerda que lo más adecuado «es la dieta de los abuelos», como suele comenta a veces, con frutas, verduras, legumbres y alimentos bajos en grasas.

En los últimos días se ha publicado un estudio de investigadores de Cambridge que señala que la comida basura y la dieta rica en grasas puede causar graves daños en los riñones como puede ocurrir con la diabetes tipo II por exceso de azúcar en sangre. Al respecto, la doctora Marco apunta que  suelen ser comidas con un importante exceso de sal y resultan dañinas para el organismo porque también se relacionan con la obesidad.

Por otra parte, los expertos observan desde hace tiempo el aumento de la diabetes II en edades infantiles. La endocrina reconoce que los profesionales sanitarios están empezando a ver casos a pronta edad, algo que solía ser infrecuente, producidos por los malos hábitos alimenticios. Las estadísticas indican un incremento del 50 por ciento en estas edades asociado también al sedentarismo. Si bien, continúa siendo una enfermedad puntual, dado que el 90 por ciento de la diabetes infantil es de tipo 1 y se asocia con un mecanismo del organismo que causa la destrucción de las células que producen insulina.

Fuente: La Tribuna de Toledo

Pin It