Asocian la diabetes con el tiempo que una persona pasa sentada

Pasar demasiado tiempo sentados aumenta el riesgo de desarrollar diabetes, principalmente en la población obesa o inactiva la mayor parte del día.

Un equipo de Dinamarca identificó una relación entre pasar más de 10 horas sentados y un 35 por ciento de aumento del riesgo de desarrollar la enfermedad al compararlo con menos de 10 horas diarias en una silla.

La buena noticia para los trabajadores de escritorio es que cuidar el peso y hacer mucho ejercicio minimizaría ese riesgo, explicó la autora principal, la doctora Janne Tolstrup de la Universidad del Sur de Dinamarca en Copenhague.

Sostuvo que los nuevos resultados deberían alentar a los oficinistas a aumentar la actividad física. "Hay muchas opciones bastante sencillas", dijo Tolstrup. "Ponerse de pie, cambiar la posición en la silla, tomar descansos activos (caminar) y hacer ejercicio en el tiempo libre", agregó.

En el mundo, uno de cada 10 adultos es diabético, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. La mayoría convive con la diabetes tipo II, que está asociada con la obesidad y el envejecimiento. Aparece cuando el organismo no puede producir o utilizar la hormona insulina.

El equipo de Tolstrup analizó datos de más de 72 mil personas para conocer cuánto tiempo permanecían sentadas en el 2007 y el 2008. Los autores siguieron al grupo durante cinco años. La mitad dijo que pasaba 6.3 horas o más sentado por día, según publica el equipo en British Journal of Sports Medicine.

Los que pasaban 10 horas o más sentados tendían a ser más jóvenes, a tener más formación académica, ser sedentarios, fumar, beber alcohol y tener sobrepeso. Durante el estudio, mil 790 adultos desarrollaron diabetes.

Los participantes que pasaban 10 horas o más por día en una silla eran un 15 por ciento más propensos a padecer la enfermedad que el otro grupo. No se registró un aumento del riesgo de diabetes asociado con el tiempo que los participantes pasaban sentados cuando hacían por lo menos 150 minutos semanales de actividad física moderada o intensa.

Eso sugiere que otros factores, principalmente la obesidad y la falta de ejercicio, influyen en la relación entre el tiempo en una silla y el riesgo de diabetes. Los autores mencionan que sólo el 14 por ciento de la población a la que se le solicitó participar accedió a hacerlo, por lo que la muestra no representaría a la población de Dinamarca.

"Desafortunadamente, desde el punto de vista poblacional, la mayoría tiene sobrepeso u obesidad y no hace ejercicio", sostuvo David Dunstan, jefe del Laboratorio de Actividad Física del Instituto Baker IDI de Diabetes y Corazón, Melbourne, Australia.

Fuente: Lisa Rapaport / Reuters Health