Mexicanos que creen padecer sobrepeso en realidad están obesos: farmacéutica

Más de un tercio de quienes se asumen con peso normal tienen sobrepeso; 29 por ciento de los que se identifican con sobrepeso en realidad padecen obesidad, y casi 80 por ciento de individuos que se someten a un régimen para adelgazar recuperan los kilos perdidos al concluir el plan de restricción calórica y el ejercicio.

Los anteriores son hallazgos del primer Reporte sobre obesidad en México, realizado por la farmacéutica danesa Novo Nordisk, el cual cuenta con el respaldo de las secretarías de Salud federal y de la ciudad de México, así como de la Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología y del Colegio de Medicina Interna de México.

El estudio, dado a conocer durante el segundo Foro de Diabetes y Obesidad de la Ciudad de México, busca crear acciones encaminadas a revertir esta emergencia de salud pública que actualmente afecta a 48.6 millones de personas en nuestro país.

A escala global, la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas, establece la farmacéutica, la cual añade que cada año mueren miles de personas a causa de aquella enfermedad o de sobrepeso y refiere que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, la prevalencia de estas enfermedades en México es de 32.4 por ciento en niños y de 38.8 por ciento en adultos, lo que equivale a 71.3 por ciento de la población nacional.

En los materiales impresos del reporte presentado ayer en el Museo Interactivo de Economía, Pablo Kuri, subsecretario de prevención y promoción de la salud de la Secretaría de Salud (Ssa), explica los alcances de la Estrategia nacional para la prevención y el control del sobrepeso, la obesidad y la diabetes.

Precisa que esta política pública integral, lanzada en octubre de 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto, involucra la participación de todos los sectores bajo un eje transversal de corresponsabilidad y recordó que en el esquema se han definido diversas acciones que tienen como objetivo revertir y frenar la prevalencia de estas enfermedades y a su vez promover un cambio positivo de estilos de vida que derive en resultados sostenibles y duraderos.

La obesidad es un padecimiento complejo y multifactorial en el que inciden factores genéticos, fisiológicos, ambientales y sicológicos.

Lars Rebien Sorensen, presidente de la farmacéutica, resaltó durante la presentación del reporte la importancia de entender que el combate a la obesidad rebasa los temas cosméticos.

Reconocer la obesidad como una enfermedad ayudará a cambiar la forma en que la comunidad médica maneja este complejo problema y a la sociedad a comprender que no sólo disminuye su calidad de vida y su productividad, sino que está acompañada de una disminución de la expectativa de vida de hasta 10 años, expresó el representante de la farmacéutica.

Fuente: Carolina Gómez Mena / La Jornada