Un implante de grasa “buena” para controlar la obesidad

Pin It

Nuestra grasa, la llamada marrón, es capaz de quemar la energía y mantener así un peso más adecuado. Ahora, un equipo de la Universidad de California-Berkeley, en Estados Unidos, ha diseñado una nueva forma de promover el crecimiento y expansión de esta grasa ‘buena’.

En su trabajo, que se publica en revista «Diabetes», demuestran que esta grasa ayuda a reducir el aumento de peso y los niveles de glucosa en la sangre en ratones. “Somos los primeros en implantar en ratones en depósito de grasa marrón y en demostrar los efectos previstos en la temperatura corporal y sobre el metabolismo”, señala el autor principal del estudio, Andreas Stahl. En su opinión, la técnica podría conducir a nuevos enfoques para combatir la obesidad, la diabetes y otros trastornos metabólicos.

Nuestro organismo contiene tres tipos de grasa: grasa marrón, que quema el exceso de calorías, grasa beige, que se convierte en grasa marrón ante la exposición al frío y otras situaciones, y la grasa blanca, que hace justo lo contrario, es decir, acumular las caloría y promover la obesidad.

Lo que este equipo de investigadores ha logrado, gracias a un hidrogel específicamente diseñado, es fabricar un ‘andamio’ que sostiene y controla un implante de células madre que desarrolla un tejido con grasa marrón. Es decir, implantamos grasa marrón en los animales para que quemen las calorías, explica Kevin Tharp, otro de los investigadores. El implante, añade, se hace a partir de células madre residía de la grasa blanca obtenidas por medio de una liposucción.

Hasta hace poco tiempo se pensaba que la grasa marrón desaparecía con la edad, pero en los últimos años se ha descubierto que hay en zonas del cuello, hombros y la médula espinal en los adultos. Además, se sabe que el frío aumenta actividad en la grasa marrón, pero también la ingesta de alimentos, lo que podría neutralizar cualquier beneficio de los quemagrasas.

Obtener la grasa, no el frío

Por eso, los investigadores exploraron la idea de aumentar la grasa de color beige-marrón sin disminuir la temperatura corporal. Así diseñaron un sistema de señales físicas para guiar la diferenciación de células madre. Además fabricaron una matriz en 3D para que albergara el implante y promoviera el desarrollo de la grasa ‘buena’.

Administraron a los ratones una dieta alta en grasas; a las tres semanas, aquellos con el implante ganaron la mitad de peso y tenían niveles más bajos de glucosa en la sangre y de ácidos grasos circulantes que los ratones control.

A pesar de que se trata de un estudio de viabilidad, afirma Sthal, pero los resultados son muy alentadores. “Es la primera vez que se fabrica un andamio en 3D para estimular el crecimiento de la grasa marrón similares. Teniendo en cuenta los efectos negativos para la salud de la obesidad, la investigación sobre el papel de la grasa marrón debe continuar para ver si estos hallazgos serían eficaces en humanos”.

Fuente: ABC España

Pin It