La diabetes tipo 1 se asocia con un riesgo más alto de demencia

Las personas con diabetes tipo I podrían enfrentarse a un riesgo más elevado de contraer problemas del pensamiento y de la memoria a medida que envejecen, sugiere una investigación reciente.

El estudio encontró que las personas con diabetes tipo I tenían 83 por ciento más de probabilidades de contraer demencia en la vejez y fue financiado por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de Estados Unidos.

"Nuestro estudio encontró un riesgo modestamente más alto de demencia por todas las causas en las personas con diabetes tipo I. El próximo paso es averiguar lo que significa, y cómo podemos ayudar a las personas con este padecimiento a envejecer con éxito", planteó la autora del estudio, Rachel Whitmer, científica principal de la división de investigación de Kaiser Permanente en Oakland, California.

Pero Whitmer también anotó que el estudio no prueba que la diabetes tipo I provocara la demencia, sólo que ambas enfermedades están asociadas. "Se trata de un estudio observacional que muestra asociación, no causalidad. No tenemos tejido del cerebro de esas personas", añadió.

Aunque tanto la diabetes tipo I como la tipo II provocan problemas con la regulación del azúcar en la sangre, la causa de cada enfermedad es distinta. En la diabetes tipo 1, el sistema inmunitario ataca por error a las células beta, que producen la insulina en el páncreas. Esto deja a las personas con poca o ninguna insulina, según la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association, ADA).

La insulina es una hormona necesaria para que las células del cuerpo puedan utilizar los carbohidratos de los alimentos como combustible. En la diabetes tipo II, el cuerpo desarrolla resistencia a la insulina y no usa los carbohidratos con efectividad, aclaró la ADA.

Para el estudio, los investigadores revisaron los expedientes de todos los miembros de Kaiser Permanente del Norte de California desde 2002 hasta mediados de 2014. Encontraron más de 490 mil personas mayores de 60 años sin antecedentes de demencia hasta 2002.

En ese grupo, encontraron 334 personas con diabetes tipo I. Durante el periodo del estudio, el 16 por ciento de los participantes con esta enfermedad contrajeron demencia. Whitmer dijo que observaron todos los tipos de demencia, incluyendo la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular.

En el resto del grupo, un 12 por ciento de las personas contrajeron demencia; sin embargo , la tasa de esta  en pacientes con diabetes tipo II fue casi un 15 por ciento, dijo Whitmer.

"Un cuatro por ciento más de personas con diabetes tipo 1 contrajeron demencia por cualquier causa que en la muestra completa. No observamos una duplicación del riesgo, pero es un aumento real", dijo Whitmer.

Cuando los observadores eliminaron a las personas con diabetes tipo II de la muestra de la población general, la asociación entre la diabetes tipo I y la demencia se hizo incluso más firme.

Pero cuando los investigadores ajustaron más los datos para tomar en cuenta factores como el sexo, la edad, la raza, el accidente cerebrovascular, la enfermedad arterial periférica y la hipertensión, el vínculo entre la diabetes tipo I y la demencia se redujo.

Tras esos ajustes, las personas con diabetes tipo 1 tenían un 73 por ciento más de probabilidades de sufrir de demencia que el resto del grupo.

Whitmer dijo que es posible que, como en la diabetes tipo II, los niveles altos de azúcar en sangre puedan provocar algún tipo de daño en los vasos sanguíneos que contribuya a la demencia en las personas con diabetes tipo I. Pero el motivo de la asociación no está claro a partir de este estudio, y se necesita más investigación, planteó.

"La correlación entre la diabetes tipo II y la demencia es muy firme, pero todavía no se había mostrado una correlación con la diabetes tipo I", dijo Helen

Y aunque el estudio actual encuentra una asociación, Nickerson Nickerson, directora de investigación traslacional de la JDRF (antes conocida como la Juvenile Diabetes Research Foundation), dijo que "algunas personas con diabetes tipo I tienen distintos grados de resistencia a la insulina, y esa podría ser la conexión. Es algo que es importante observar".

Un factor que Nickerson cree que probablemente no se relacione con el desarrollo de la demencia es la hipoglucemia (azúcar bajo en la sangre). "Las personas con diabetes tipo I pueden sufrir mucho de hipoglucemia, así que si la hipoglucemia tuviera algo que ver, creo que ser vería una asociación más potente", planteó.

Tanto Whitmer como Nickerson se mostraron de acuerdo en que hasta que se realicen más estudios para definir la conexión entre la diabetes tipo I y la demencia, mejorar el control del azúcar en sangre y mantener los niveles de presión arterial y colesterol bajo vigilancia es una buena idea.

Fuente: HealthDay