Prepara el IMSS la entrada de la IP para atender a diabéticos

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) prepara la participación del sector privado en la prestación de servicios médicos. En breve lanzará una licitación, como parte de un programa piloto, para contratar clínicas de atención integral adonde acudirán 16 mil derechohabientes que viven con diabetes. El objetivo es que logren el control de la enfermedad, principal causa de muerte en el país y cuyas complicaciones representan el mayor costo económico para el instituto.

Xavier Valdez, director de la consultora IMS Health, señaló que en diferentes foros, las autoridades del instituto han comentado sobre el proyecto. Se trata, dijo, de un esquema innovador para optimizar el gasto y la calidad de la atención médica. Esta es una de varias alternativas que las instituciones públicas de salud exploran y en algunos casos ya aplican con el mismo fin.

Otra de esas opciones es la subrogación; es decir, explicó, la contratación de empresas privadas que se encargan de algunas áreas de servicios como las hemodiálisis para los enfermos renales, los servicios de anestesia y de algunos estudios clínicos como las endoscopias, los cuales ya son contratados por el IMSS y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste).

En el informe sobre la situación financiera 2013-2014, el Seguro Social indicó que desde 2008 recurre a esta estrategia de contratación de servicios integrales para ciertos procedimientos o intervenciones médicas que no requieren de una hospitalización, pero tampoco se pueden resolver tomando un medicamento. Es el caso de las hemodiálisis. Indicó que al año destina más de 13 mil millones de pesos en este tipo de servicios integrales.

En el mismo documento el IMSS anunció que continuaría la instauración de contratos únicos aplicando nuevas especificaciones técnicas y protocolos médicos, así como medidas de control de los servicios y de contención del gasto. Todas estas acciones tienen un fin último: brindar mejor atención a los derechohabientes y garantizar el acceso efectivo a los servicios de salud.

La contratación de servicios con terceros en el IMSS se da desde hace más de 15 años, con las guarderías. Esta fue la vía para ampliar el número de lugares para los hijos de las madres trabajadoras, toda vez que el Seguro Social dejó de construir instalaciones propias para este fin.

En el Informe financiero 2013-2014, el organismo también anunció que con la finalidad de mejorar el servicio de ambulancias, iniciaría el arrendamiento del servicio, el cual permitirá arrancar un programa de renovación de ambulancias y ofrecerá a los derechohabientes mejores condiciones de seguridad, comodidad y calidad en el servicio.

En conferencia de prensa convocada por IMS Health para presentar la Revisión Mundial 2015 del sector farmacéutico, Valdez presentó las tendencias del mercado de medicamentos en México, cuyo valor es de 185 mil millones de pesos en este año. De este monto, la mitad corresponde a las compras que realiza el sistema nacional de salud.

Respecto a la contratación de clínicas de atención integral de diabetes, el especialista comentó que esta fase piloto se aplicaría en el Distrito Federal. El servicio a los derechohabientes incluiría aspectos como nutrición, ejercicio físico, vigilancia de la adherencia a los medicamentos, e incluso contar con un centro de atención telefónica, desde el cual se buscaría a los pacientes para recordarles sus citas médicas y preguntar por el consumo de las medicinas, entre otros temas.

Las Unidades de Medicina Familiar (UMF) seguirían siendo las responsables de la salud de los enfermos y las clínicas de atención integral serían un servicio adicional para mejorar el uso de los recursos.

De acuerdo con la información disponible, Valdez comentó que el IMSS aún está en el diseño de las bases de la licitación y actualmente en la realización de la investigación de mercado sobre los servicios disponibles y sus costos.

Pagos, en función de resultados

Sobre el mecanismo de pagos, comentó que se fijarían diferentes tarifas, según el nivel de control de la diabetes que logren los pacientes, medido por los niveles de glucosa, las complicaciones que presenten y otras condiciones físicas esperadas a partir de una atención médica integral.

Fuente: Ángeles Cruz / La Jornada