Engañan a pacientes del Hospital Civil con 'planta de insulina'

Pin It

En los alrededores del Antiguo Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde” se vende de todo. Diferente tipo de comida, ropa usada, aguas frescas y otras cosas. También se venden cosas que en ningún lado se ven. Una bicicleta con una canastilla comercializa una “planta de insulina” que, según el vendedor, sirve para tratar la diabetes, lo cual es totalmente falso.

La insulina es una hormona que produce el organismo humano y en ningún caso se encuentra en alguna planta, advierte el director general del Hospital Civil de Guadalajara, Héctor Raúl Pérez Gómez, quien asegura que el problema radica en que alguna persona crea en el mensaje y deje sus tratamientos farmacológicos para probar remedios supuestamente “naturales” que sólo le perjudicarán.

“Es una farsa, no lo veo de otra manera; (es importante) que estén muy atentos a su seguimiento médico, con sus expertos, que no dejen sus medicamentos. La diabetes es una enfermedad muy seria, que si dejamos de darle control adecuado, a mediano y largo plazo genera complicaciones”.

Como esta planta hay decenas de recetas, remedios y productos “milagro” que prometen mejorar la condición de los diabéticos o incluso curarlos, a pesar de saber que no existe ninguna cura para la enfermedad.

Recomiendan informarse sobre el padecimiento

La Asociación Mexicana de Diabetes en Jalisco A.C. conoce este y todo tipo de casos. Su directora, María Elena Mota Oropeza, refiere que muchos de los pacientes que llegan han tenido el ofrecimiento de esta supuesta “planta de insulina”. La mayoría no cae, pero hay quienes caen en la tentación y utilizan un remedio alternativo antes de seguir con sus tratamientos.

“Hemos recibido a varias personas que nos han dicho que hay gente que está afuera del Hospital Civil ofertando esta planta de insulina, pero bueno, la gente que tenemos aquí se ríe, porque ellos saben que la insulina es una hormona que secreta nuestro cuerpo y que no se da en una maceta”.

Mota Oropeza recomienda a los pacientes que busquen lugares donde les ofrezcan educación en diabetes, que conozcan su enfermedad, sus riesgos y, sobre todo, que todo esto les ayude a que saber vivir con ella.

La Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios en Jalisco (Coprisjal), desconoce la venta de esta planta y asegura que no ha recibido ninguna queja o comentario al respecto.

Además, recomendó que se evite el consumo de este tipo de productos como forma de tratamiento contra cualquier enfermedad, pues se desconocen los efectos que puedan tener en el organismo.

“Al ser un producto que dicen que cura una patología, no estar registrado ni siquiera por un medio farmacéutico, por un laboratorio clínico, ni contando con un registro, la recomendación es que no lo consuman”.

Dos de cada 10 siguen el tratamiento al pie

Cuando una persona es diagnosticada con diabetes mellitus, una de las etapas por las que atraviesan es la negación.

En un intento por encontrar una cura para la enfermedad, el paciente puede caer en la búsqueda de una cura milagrosa, lo cual es una pérdida valiosa de tiempo y de años saludables al no integrarse a un tratamiento integral, asegura la directora de la Asociación Mexicana de Diabetes en Jalisco A. C., María Elena Mota Oropeza.

Señala que, de acuerdo con las estadísticas de la asociación, sólo dos de cada 10 personas se adhieren a su tratamiento de manera correcta. “Cuesta mucho trabajo que las personas asimilen la diabetes, que sigan al pie de la letra lo que les dice el médico, hay mucha resistencia, y en parte es por la no aceptación de la enfermedad; no es fácil aceptar de un día para otro que perdiste la salud”.

Mota Oropeza asegura que en la asociación se les enseña a pasar cada una de las etapas de la enfermedad, y a continuar con el proceso de tratamiento.

“Entre más tiempo nos pasemos buscando una cura milagrosa o buscando si con una planta, un té, un agüita o con algún remedio me voy a controlar mejor que con una pastilla, pueden pasar muchos años y la gente se va deteriorando”.

Aseguró que son más las mujeres quienes buscan tratamientos alternativos.

Fuente. Elinformador.com.mx

Pin It