El azúcar altera el microbioma y elimina la protección contra la obesidad y la diabetes

Pin It

La eliminación del azúcar no tuvo un efecto beneficioso en los ratones del estudio, y los animales se volvieron obesos y desarrollaron diabetes

Todos sabemos que una dieta rica en grasas y azúcares puede derivar en enfermedades metabólicas, diabetes y sobrepeso, pero ¿qué sucede en nuestro cuerpo para que esto ocurra? Un estudio de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, realizado en ratones ha descubierto que la culpa es del azúcar y del microbioma.

Precisamente, el azúcar en la dieta altera el microbioma intestinal, lo que desencadena una sucesión de acontecimientos que conduce a enfermedades metabólicas, prediabetes y aumento de peso. Los resultados, publicados en Cell, sugieren que la dieta es importante, pero un microbioma óptimo es igualmente esencial para la prevención del síndrome metabólico, la diabetes y la obesidad.

«Una dieta rica en grasas y azúcares puede conducir a la obesidad, el síndrome metabólico y la diabetes, pero se desconoce cómo la dieta desencadena cambios poco saludables en el organismo», han apuntado los investigadores.

El microbioma intestinal es indispensable para la nutrición de los animales, por lo que el doctor Ivalyo Ivanov, profesor asociado de microbiología e inmunología del Colegio de Médicos y Cirujanos Vagelos de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) y sus colegas investigaron los efectos iniciales de la dieta de estilo occidental en el microbioma de los ratones.

Tras cuatro semanas con la dieta, los animales mostraban características del síndrome metabólico, como aumento de peso, resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa. Además, su microbioma había cambiado drásticamente, ya que la cantidad de bacterias filamentosas segmentadas (comunes en la microbiota intestinal de roedores, peces y pollos) se redujo drásticamente y la abundancia de otras bacterias aumentó.

Los cambios en el microbioma alteran las células TH17

Los investigadores descubrieron que la reducción de las bacterias filamentosas era fundamental para la salud de los animales por su efecto en las células inmunitarias Th17. El descenso de las bacterias filamentosas redujo el número de células Th17 en el intestino, y otros experimentos revelaron que son las células Th17 las necesarias para prevenir las enfermedades metabólicas, la diabetes y el aumento de peso.

«Estas células inmunitarias producen moléculas que ralentizan la absorción de los lípidos 'malos' del intestino y disminuyen la inflamación intestinal», afirma Ivanov. «En otras palabras, mantienen el intestino sano y protegen al organismo de la absorción de lípidos patógenos», añade.

Azúcar frente a grasa

Pero, ¿qué componente de la dieta rica en grasas y azúcares provocó estos cambios? El equipo de Ivanov descubrió que era el azúcar. «El azúcar elimina las bacterias filamentosas y, como consecuencia, desaparecen las células Th17 protectoras», explica Ivanov.

«Cuando alimentamos a los ratones con una dieta sin azúcar y rica en grasas, conservaron las células Th17 intestinales y quedaron completamente protegidos contra el desarrollo de la obesidad y la prediabetes, aunque comieron el mismo número de calorías», explica.

Pero la eliminación del azúcar no ayudó a todos los ratones. Entre los que carecían de cualquier bacteria filamentosa para empezar, la eliminación del azúcar no tuvo un efecto beneficioso, y los animales se volvieron obesos y desarrollaron diabetes.

Fuente: eldebate.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 404 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta