Adiposidad corporal: por qué se acumula en determinadas zonas y qué dice sobre nuestra salud

Pin It

Los lugares donde se almacena la grasa puede aumentar el riesgo de sufrir determinadas enfermedades. En qué partes del cuerpo es más peligrosa

El lugar en el que almacenamos la grasa puede tener un gran efecto en nuestra salud. La mayoría de nosotros sabemos que el sobrepeso o la obesidad están asociados a una serie de problemas de salud, como las enfermedades cardíacas, el cáncer, la diabetes de tipo 2, la hipertensión, la depresión y la demencia. Pero lo que cuenta no es sólo cuánto pesamos, sino en qué parte del cuerpo almacenamos esa grasa.

Y no toda la grasa es igual. La grasa subcutánea se encuentra justo debajo de la piel: es la que se puede pellizcar. “Es la forma menos preocupante, sobre todo si no tenemos demasiada, explicó la doctora Sarah Berry, profesora asociada de ciencias de la nutrición en el King’s College de Londres y jefa científica de la empresa de ciencias de la salud ZOE.

Según la especialista, la forma más tóxica de grasa es la “visceral” o interna, que se acumula en la parte superior del cuerpo. “Esta grasa hace que nuestra cintura se expanda. Pero, lo que es realmente grave, es que la grasa visceral es ‘metabólicamente activa’, lo que significa que regula -o aumenta- la producción de sustancias químicas que afectan a enfermedades crónicas como la inflamación y la diabetes de tipo 2. En cambio, la grasa de los muslos y las caderas es menos activa metabólicamente y, por tanto, más benigna”, dijo la Berry al diario The Telegraph.

Por eso los investigadores se sorprendieron cuando un nuevo estudio reveló que un tipo de grasa en los muslos estaba relacionado con un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca. Y la relación se mantenía incluso si las personas eran por lo demás delgadas.

La investigación se publicó en línea en el número de julio de la revista JACC: Heart Failure. Pero antes de que empieces a preocuparte demasiado por tus muslos curvilíneos, esta grasa arriesgada no era del tipo que se tambalea asociado a la celulitis, sino la que se forma dentro de los músculos de las piernas.

Los investigadores realizaron un seguimiento de 2.399 personas de entre 70 y 79 años sin insuficiencia cardíaca durante una media de 12 años. Comprobaron que las personas cuyos músculos de los muslos estaban más jaspeados de grasa tenían un 34% más de riesgo de padecer insuficiencia cardíaca que las menos afectadas. ¿Por qué? Los investigadores sugirieron que la grasa “intramuscular”, al igual que la del vientre, es inflamatoria y alerta al sistema inmunitario para que ataque al organismo.

Así que, dado que el lugar donde almacenamos la grasa tiene un efecto potencialmente tan poderoso sobre nuestra salud, ¿qué significan nuestros propios bultos y protuberancias para nuestro futuro? ¿Y qué podemos hacer para reducir los riesgos?

Grasa abdominal

Cuando se trata de almacenar grasa, la zona media es la más arriesgada, ya que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, cáncer, diabetes de tipo 2 e incluso depresión y demencia. Se considera que las personas con forma de manzana a cualquier edad tienen el mayor riesgo de sufrir problemas de salud en comparación con los otros tipos de cuerpo.

Un estudio realizado en 2019 sobre casi 160.000 mujeres descubrió que las mujeres posmenopáusicas con un IMC saludable inferior a 25 pero con “obesidad central”, definida como una relación cintura-cadera de 0,85 o superior, tenían entre un 13% y un 44% más de probabilidades de morir que las mujeres de la misma edad pero con cinturas más delgadas. Su riesgo de padecer enfermedades cardíacas y cáncer era incluso mayor que el de las mujeres obesas pero con una cintura comparativamente más pequeña.

¿Por qué es tan problemática la grasa alrededor de la cintura? Este tipo de grasa abdominal vierte sustancias químicas inflamatorias en el torrente sanguíneo y puede infiltrarse en los órganos. Las células grasas del hígado pueden provocar la enfermedad del hígado graso no alcohólico, que puede dejar cicatrices permanentes en el órgano e incluso causar cirrosis. Un nuevo estudio publicado en la revista Neurology ha descubierto que las personas con enfermedad del hígado graso pueden tener un mayor riesgo de demencia. La grasa también puede invadir el páncreas, causando diabetes de tipo 2.

La mayoría de las mujeres están protegidas de la obesidad abdominal por sus hormonas, especialmente los estrógenos, que dirigen la grasa hacia las caderas y los muslos. “Esta diferencia en la composición corporal es la razón por la que los hombres tienen un mayor riesgo de enfermedad metabólica en comparación con las mujeres premenopáusicas con un IMC similar”, advirtió Berry.

Sin embargo, todo esto cambia en la menopausia, cuando los niveles de estrógeno disminuyen. En un estudio de cinco años sobre mujeres de entre 46 y 57 años, la menopausia parece desencadenar un aumento de la grasa corporal total y, sobre todo, de la grasa abdominal (o visceral). Las mujeres están en riesgo si su cintura mide 35 pulgadas o más, mientras que los hombres están en riesgo cuando su cintura mide 40 pulgadas o más.

Grasa en las caderas y muslos

Si sos mujer, éste es el lugar más saludable para almacenar grasa, siempre que sea del tipo celulítico justo debajo de tu piel y no enterrada en lo más profundo de tus músculos. ¿Por qué? Resulta que la grasa no es sólo un relleno inerte, sino que es un material diferente dependiendo de dónde se almacene. En 2013, investigadores de Estados Unidos descubrieron que la grasa del vientre tiene más de cien diferencias genéticas con respecto a la grasa de las piernas.

El doctor Steven Smith, investigador principal y director del Instituto de Investigación Traslacional del Metabolismo y la Diabetes del Hospital de Florida Sanford-Burnham, declaró: “Creemos que estos genes en realidad programan esas células grasas para que respondan de forma diferente a distintas hormonas y otras señales. Aunque muchas mujeres odien tener caderas y muslos grandes, esa forma de pera reduce en realidad el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y diabetes. De hecho, las mujeres que sufren infartos tienden a tener más grasa en el vientre que en los muslos”.

Es más, un estudio de 2010 descubrió que cuando ganamos peso en las piernas, fabricamos más células de grasa, pero cuando ganamos peso alrededor de la cintura, nuestras células de grasa simplemente se expanden. Esto es una mala noticia porque cuando las células grasas crecen demasiado, el exceso de grasa empieza a derramarse en el torrente sanguíneo.

Grasa alrededor del cuello

Puede que el cuello sea la última parte del cuerpo de la que te preocupes, pero una serie de investigaciones indican que, a medida que aumenta el tamaño del cuello, también lo hace el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Esto es cierto tanto para los hombres como para las mujeres y se aplica incluso si la cintura sigue siendo relativamente delgada.

En 2009, los investigadores informaron en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón de que los datos recogidos de 3.320 personas mostraban que cuanto más grande era el cuello, más probable era que la persona tuviera niveles elevados de LDL (lipoproteína de baja densidad) -o colesterol “malo”- y de grasa en sangre, resistencia a la insulina e hiperglucemia. Un estudio reciente publicado en la revista Journal of American Heart Health señala que el perímetro del cuello elevado comienza a partir de 14 pulgadas en las mujeres y de 17 pulgadas en los hombres, y que el perímetro del cuello se asocia a un mayor riesgo cardíaco del que cabría esperar según medidas más tradicionales como el IMC.

Pero, ¿por qué es arriesgada la grasa del cuello? La grasa del cuello es un buen indicador del aumento de la grasa de la parte superior del cuerpo, que vierte ácidos grasos libres en el torrente sanguíneo, lo que aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular. La grasa alrededor del cuello también puede causar presión en las vías respiratorias durante el sueño, lo que significa que las personas pueden tener dificultades para respirar durante la noche. Esta apnea del sueño es un factor de riesgo independiente de accidente cerebrovascular, depresión e hipertensión arterial.

Un escote abundante

En 2008, un estudio realizado con más de 92.000 mujeres descubrió que una mayor talla de sujetador a los 20 años podía triplicar el riesgo de que a una mujer se le diagnosticara diabetes dos décadas después. El tamaño de los pechos puede asociarse a la obesidad, pero incluso cuando los investigadores de la Universidad de Harvard y la Universidad de Toronto analizaron a mujeres con un IMC delgado de 21 a 23, las que decían llevar una copa A tenían tres veces menos probabilidades de desarrollar diabetes de tipo 2 que las que llevaban una copa D o más grande.

Otro estudio realizado en 2012 sugirió que los pechos más grandes no eran un factor de riesgo en sí mismos, pero podrían indicar que estamos más predispuestos al tipo de grasa visceral activa.

Cómo combatir la grasa corporal

Aunque es imposible centrarse en los “puntos problemáticos” de la grasa, hacer cambios saludables en la vida puede reducir la grasa corporal en general, por lo que la perderás de donde sea que se almacene.

  • Cambiar las grasas saturadas por grasas monoinsaturadas de origen vegetal. Esto parece prevenir y revertir la grasa intramuscular, del tipo del nuevo estudio de los muslos.
  • Comer más fibra. Un estudio realizado en 2011 por investigadores del Centro Médico Bautista de Wake Forest, en Estados Unidos, descubrió que por cada aumento de 10 g de fibra soluble ingerida al día, la grasa visceral se reducía en un 3,7% en cinco años. La fibra soluble se encuentra en la fruta, las verduras, las alubias y las lentejas.
  • Mantenerse activo. Hacer ejercicio vigoroso durante 30 minutos, de dos a cuatro veces por semana, dio lugar a una disminución del 7,4 por ciento en la tasa de acumulación de grasa visceral durante el mismo periodo.
  • Bajar de peso. Un estudio de 2016 descubrió que las personas con diabetes de tipo 2 que perdían el 10% de su peso tenían un 21% menos de riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

El profesor Roy Taylor, experto en diabetes y director del Centro de Resonancia Magnética de la Universidad de Newcastle, afirma: “Por mucha grasa que tengas en el cuerpo, el desarrollo de la diabetes de tipo 2 te está diciendo que tienes demasiada. Como regla general, si se reduce el peso corporal en 15 kg (unas 2 libras y media) se corregirá el exceso de grasa, independientemente del peso actual”. Esto puede revertir potencialmente la diabetes por completo.

Fuente: infobae.com

Pin It

Quien está en línea

Hay 186 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta