Identifican el potencial antidiabético de siete plantas autóctonas del Caribe

Pin It

El estudio publicado en la revista 'Plants' analiza las propiedades de estas plantas utilizadas en la medicina tradicional caribeña para tratar la diabetes, con el objetivo de desarrollar nuevos tratamientos

El investigador Ramón y Cajal de la Universidad CEU Cardenal Herrera (CEU UCH) Eloy Bejarano Fernández, jefe del Grupo Envejecimiento Celular y Nutrición, y Alejandro Ponce Mora, ayudante de investigación del Departamento de Ciencias Biomédicas, han colaborado con la Universidad de Antillas para realizar un estudio sobre el potencial antidiabético de plantas autóctonas de la región del Caribe.

Los investigadores seleccionaron un total de siete plantas con propiedades antidiabéticas que se utilizan de manera regular en la medicina popular caribeña, con el objetivo de recopilar información sobre los mecanismos farmacológicos que explican su efecto, tanto en modelos in vitro como in vivo. “La flora caribeña puede ser una fuente de nuevos fitocompuestos con principios bioactivos efectivos para tratar y prevenir la Diabetes mellitus y sus complicaciones asociadas”, señala Eloy Bejarano.

“Algunas de estas plantas pueden ser integradas en nuestra dieta, ya que los frutos de varias de estas especies son comestibles, como anacardos, melón amargo, aguacate o guayaba"

 Las especies analizadas en colaboración con el doctor Gerardo Cebrián Torrejón, del laboratorio COVACHIM-M2E de la Universidad de las Antillas fueron clasificadas según su actividad farmacológica y los mecanismos de acción:  Anacardium occidentale L. (Anacardiaceae), Hyptis suaveolens (L.) Poit. (Lamiaceae), Persea americana Mill. (Lauraceae), Psidium guajava L. (Myrtaceae), Momordica charantia L. (Cucurbitaceae), Tecoma stans (L.) Juss. ex Kunth (Bignoniaceae) and Phyllanthus niruri L. (Phyllanthaceae).

Las propiedades de estas plantas potencian los efectos de los tratamientos farmacológicos convencionales, como las antihiperglucémicas, hipolipidémicas, protectoras pancreáticas, antioxidantes similares a las propiedades de la insulina. “Algunas de estas plantas pueden ser integradas en nuestra dieta, ya que los frutos de varias de estas especies son comestibles, como anacardos, melón amargo, aguacate o guayaba. Actualmente, estamos procesando y analizando extractos de estas mismas plantas en los laboratorios de CEU UCH para la identificación de fitocompuestos con actividades antienvejecimiento que puedan ser utilizados en futuras investigaciones”, explica el investigador Eloy Bejarano.

El estudio publicado en la revista 'Plants' bajo el nombre “Antidiabetic Potential of Plants from the Caribbean Basin”, contó también con la participación de Vanessa Méril Mamert, Muriel Sylvestre y Genica Lawrence, de la Universidad de las Antillas, en Guadalupe.

Fuente: consalud.es

Pin It

Quien está en línea

Hay 192 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta