La salud digital hace ver la luz en diabetes mellitus

Pin It

¿Cómo conseguir que la salud especializada en el sector privado sea menos costosa y acortar la brecha de acceso? No hay duda que una respuesta está en el uso de la tecnología, es decir en la salud digital. Y para muestra un botón: un concepto de atención médica especializada en diabetes mellitus mediante telemedicina y telemonitoreo que recién me explicó Ricardo Moguel, un joven chiapaneco que es un caso de éxito internacional por el veloz y enorme despegue que consiguió desde cero de la plataforma Doctoralia en América Latina.

El pasado viernes, tras haber abierto en 4 años el mercado de México, Colombia y Argentina, fue su último día como director general en Doctoralia y nos compartió sobre su nueva aventura que permite visualizar el rumbo de la atención médica privada en un país como México donde hoy no hay una solución verdadera para los 12.8 millones de personas diagnosticadas con diabetes miellitus (DM), 80% de las cuales tienen descontrolada su enfermedad.

Se trata de un concepto de atención especializada integral, consultas mensuales en línea, telemonitoreo y seguimiento de endocrinólogo, nutriólogo, educador en diabetes y psicólogo, apuesta a lograr que los pacientes mantengan apego al tratamiento, nivelen su glucosa y de ahí pasen al control de la enfermedad.

Es una clínica virtual llamada Clivi que arrancó apenas hace 4 meses. Funciona en base a membresías con un costo de 390 pesos mensuales y/o un servicio inicial gratuito de respuestas mediante la aplicación WhatsApp.

Lo interesante del modelo es que cubre con atención multidisciplinaria, la cual normalmente sólo existe en las principales ciudades del país. Es un claro ejemplo de que, gracias a las herramientas que hoy ofrece la tecnología, es factible romper con la barrera del precio porque lo hace accesible para todos los estratos socio económicos, pero sobretodo con la barrera geográfica, ya que hoy no hay especialistas endocrinólogos en muchas ciudades del país ni clínicas multidisciplinarias; y aunque haya pacientes diabéticos que quieran cuidarse y tengan los recursos para pagar atención especializada simplemente no tienen forma porque no hay cobertura en su lugar de residencia.

El nuevo esquema busca hacer escalas y hacer que un especialista, en vez de atender a 600 pacientes al mes como es lo usual en el modo convencional, atienda a unos 3,000 en línea. Esto gracias al respaldo de plataformas con inteligencia artificial, teniendo al paciente conectado en cualquier momento a través de WhatsApp y mediante un sistema de alertas con médicos de guardia las 24 horas todos los días (24-7).

El filtro de Clivi para incorporar a pacientes es un estudio de sangre de hemoglobina glicosilada; a partir de ahí le inician su expediente (próximamente incluirá un glucómetro con bluetooth para monitoreo automático) y el reto del equipo es equilibrar los niveles de glucosa del paciente. El problema es que no funciona para pacientes que ya tienen complicaciones o muy descontrolados, pero sí para los que aún están a tiempo de evitar llegar a ese grado. En 4 meses han logrado demostrar que es posible pues bajaron los niveles de glucosa en 1.6 puntos promedio a sus pacientes.

El concepto se basa en uno ya existente en Estados Unidos llamado Livongo -que ingresa unos 300 millones de dólares anuales cubriendo a más de 400,000 pacientes. Ricardo Moguel vislumbra ventajas en el mercado mexicano. En EUA no tienen respaldo de endocrinólogos dado su alto costo, mientras en México la mitad de especialistas recién egresados no tienen capacidad financiera para iniciar su consulta privada, de modo que su mejor alternativa es ingresar al IMSS. Ahora surgen nuevas opciones laborales a partir de estas iniciativas que seguramente seguirán llegando al mercado de salud mexicano.

Vale destacar que Clivi está sostenido por fondos de inversión de Sillicon Valley que están apostando a estas inversiones de riesgo en el mercado de salud mexicano, mejor que los fondos financieros de México que tienen aversión al riesgo.

Cofepris también tendrá un pie en Acapulco

Por si había la duda de si el regulador sanitario también se trasladaría a la nueva sede del Sector Salud en Acapulco, está confirmado: La Cofepris sí tendrá oficina en el puerto guerrerense, y será en particular toda el área relativa a su estrategia de digitalización, la cual Alejandro Svarch confía le ayudará a superar el enorme rezago que el organismo viene arrastrando desde hace años. Expertos del sector estiman que hay un rezago de no menos 10,000 trámites de todo tipo en particular del sector de insumos médicos; si le sumamos los de las otras industrias reguladas, no es de imaginarse la dimensión de los atrasos que estarán frenando diversas  cadenas productivas en el país.

Entre los que están allá para tomarse la foto y cumplirle al primer mandatario, aparte de Svarch, están las cabezas rectoras del sector, el secretario Jorge Alcocer, el secretario del Consejo de Salubridad, José Ignacio Santos Preciado, el subsecretario Hugo López-Gatell; los titulares de Administración y Finanzas, Marco Vinicio Gallardo, de Análisis Económico, Marcos Cantero; el segundo de abordo del ISSSTE, Ramiro López Elizalde. Todos sabemos que el cambio de edificio sede no significa gran cosa, pero para el secretario de Salud de Guerrero, Carlos de la Peña Pintos, sí representa la oportunidad de elevar la atención de salud para los guerrerenses. Con que eso se logre ya será ganancia.

Medical Expo 2021, del 11 al 13 de octubre

La segunda edición de Medical Expo, centrado en dispositivos médicos donde México tiene un liderazgo indiscutible en la región, tendrá lugar en el WTC CdMx, con la presencia de más de 130 empresas expositoras. Su director general Carlos Salazar Gaytán, confía en seguir creciendo conforme igualmente se sigue expandiendo el mercado de la salud en México, en particular el de dispositivos que tienen un eje fundamental en estados como Baja California, Jalisco, Puebla y Estado de México. Su programa abarca 80 talleres, ponencias, capacitaciones y mesas de diálogo seleccionadas para personal que labora en la industria de la salud.     

Incógnitas en torno al abasto en Incan

Algo de lo que no ha sido aclarado es sobre si el desabasto de tratamientos de alta especialidad obedece solamente a Insabi y UNOPS, o a manejos dudosos en algunas dependencias. Por ejemplo entre el círculo de médicos oncólogos del Instituto Nacional de Cancerologia rondan dudas sobre la forma en la que se llevó a cabo la licitación pública para adquisición de medicamentos: se supone que se consideraron las necesidades de los pacientes del INCan teniendo en cuenta los medicamentos que no habían sido adquiridos por la UNOPS, pero algo pasó que es la hora que no han llegado; muchos adentro se preguntan si los responsables de adherirse o de entregar la información a la UNOPS no lo hicieron en tiempo y forma. 

Y es que algunas de las incógnitas son en torno a los subdirectores y la química Garcilazo con su equipo (socios de una empresa dedicada a la asesoría de licitación y regulación) sobre si contaban con la experiencia para participar en decisiones clave para la licitación de insumos fundamentales o había otras intenciones ya que hay muchas incongruencias en el abasto de terapias pata los pacientes de Incan, y aquí por lo menos 2:

  1. Hay evidencia de que en 2 partidas diferentes (35 y 271) descripción docetaxel solución inyectable de 20 miligramos se solicitaron cantidades mínimas y máximas diferentes en cada una de las partidas siendo el mismo medicamento. 
  2. De los 318 medicamentos licitados quedaron sin adquirir 107, de los cuales no se sabe mediante qué  procedimiento fueron adquiridos o más bien no han sido comprados, dejando en incumplimiento el objetivo de la licitación, dejando en el abandono a los pacientes.

Fuente: eleconomista.com.mx

Pin It

Quien está en línea

Hay 618 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta