El compromiso del Arsenal FC para sus jugadores con diabetes

Pin It

 

El ejercicio físico constituye uno de los pilares fundamentales en el tratamiento de la diabetes, junto con la alimentación, el tratamiento farmacológico y la educación sanitaria.

El deporte es una actividad muy recomendable para todos, pero es especialmente útil para las personas con diabetes. Ahora bien, debe realizarse de forma controlada, prestando especial atención en los momentos de complicaciones o descontrol de la enfermedad.

El Arsenal FC, siendo uno de los clubes con mayor concentración de jovés talentos de la Liga Premier inglesa, está muy pendiente de los miembros de sus academias que padecen diabetes. Estos reciben todo el tratamiento necesario, además del apoyo para poder practicar el fútbol en sus academias inferiores, la femenina y la selección mayor.

Beneficios del fútbol para personas con diabetes

El deporte puede mejorar la calidad de vida de pacientes con diabetes y recientes estudios confirman que los beneficios del fútbol mejoran la salud ósea y fortalecen los huesos tanto de hombres como mujeres con diabetes  y se evita la osteoporosis si se practica de manera adecuada.

De acuerdo a especialistas, las personas con prediabetes y diabetes tipo 2 tienen mucho más riesgo de desarrollar osteopenia, que es la disminución de la densidad mineral ósea y que puede derivar en osteoporosis. Sin embargo, el fútbol puede revertir ese efecto.

Así lo demostró un grupo de investigadores y fisiólogos del Departamento de Ciencias del Deporte y Biomecánica Clínica de la Universidad del Sur de Dinamarca y la Universidad de las Islas Feroe.  “Nuestros resultados muestran que el fútbol y la buena alimentación son de hecho un cóctel eficaz para mejorar la salud ósea”, afirma Magni Mohr, líder del proyecto publicado en Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports y profesor asociado de la Universidad del Sur de Dinamarca.

Al realizar un análisis en pacientes con diabetes que juegan este deporte, se obtuvieron importantes beneficios del fútbol en la salud de sus piernas y en los sitios femorales y se llegó a la conclusión de que el fútbol es un entrenamiento osteogénico eficaz.

En el estudio, se usaron escaneos para evaluar la salud ósea inicial de los participantes con diabetes, así como los efectos inducidos por el entrenamiento de fútbol, junto con muestras de sangre para determinar marcadores plasmáticos de renovación ósea y formación de hueso. Según los resultados, el 73% de los participantes fueron diagnosticados con osteopenia femoral y el 24% con osteoporosis femoral.

Después de 16 semanas de entrenamiento, se observaron beneficios del fútbol para el contenido mineral óseo del cuello femoral y eje femoral, así como para el contenido mineral óseo.

El fútbol es un deporte multipropósito que combina fuerza, resistencia e intervalos de entrenamiento de alta intensidad, y esto lo convierte en una buena herramienta para la prevención y el tratamiento de la diabetes tipo 2 y otras enfermedades del estilo de vida.

¿Se puede llegar al deporte de élite con diabetes?

Está claro que sí. Las personas con diabetes pueden hacer ejercicio y practicar deporte al mismo nivel que cualquier otra persona y existen los ejemplos de algunos deportistas con diabetes que compiten al máximo nivel. Este es el caso de David Lozano o Javier Megías, del equipo ciclista profesional Team Novonordisk, formado íntegramente por ciclistas con diabetes. Compiten a nivel internacional enfrentándose a equipos de la máxima categoría. Otro ejemplo es Adam Morrison, estadounidense, jugó algunas temporadas junto a Pau Gasol en los LA Lakers de la NBA, la mejor liga de baloncesto del mundo.

Es por eso que en el Emirates Stadium, el Arsenal FC tiene a un staff médico, entrenadores  y personal calificado para brindar apoyo a jóvenes con diabetes para que puedan practicar, incluso en la máxima categoría, un deporte tan apasionante como lo es el fútbol.

Pin It

Quien está en línea

Hay 452 invitados y ningún miembro en línea

Twitter

vivecondibetes

Facebook

vivecondibetes

La glucosa a la baja, tan peligrosa como a la alta